La RPDC, las armas nucleares y la “moral”

Janelle Velina
26 de abril de 2021
LLCO.org

La realidad objetiva y material puede medirse. De acuerdo con esto, las creencias sobre la naturaleza de los nuevos virus [1] o las creencias sobre nuestro sistema solar evolucionan con el tiempo y están sujetas a cambios; y es debido a las continuas observaciones, mediciones y avances de la ciencia. [2] En cambio, la moral, o mejor dicho, la moral burguesa, no cambia por esos motivos porque es puramente social y cultural [3]. [3] En el mejor de los casos, es un argumento débil a favor o en contra de una cuestión. Siempre ha habido doctrinas, ideologías y teorías que compiten entre sí; pero los análisis metódicos e investigativos continuos de las pruebas señalan a una de esas ideas o conceptos como la correcta, la más precisa o la que tiene más principios.

Por ejemplo, los comunistas que adoptan una postura antiimperialista de principios no tienen ningún problema con que Corea del Norte (también conocida como República Popular Democrática de Corea) construya armas nucleares defensivas -frente al vínculo formal entre el desarrollo de armas nucleares y el avance económico- para disuadir a Estados Unidos y sus aliados que pretenden invadir el país, destruirlo, revertir sus logros revolucionarios y explotar sus recursos naturales y su fuerza de trabajo. La RPDC no necesita mirar más allá de los ejemplos de Yugoslavia, Irak y Libia, y de la “terapia de choque” [4] que recibieron, para ver lo que sucedería si Estados Unidos lograra destruirla por completo.

Sin embargo, los comunistas tienen un gran problema con el hecho de que Estados Unidos mantenga su doctrina de paraguas nuclear y la utilice para amenazar a países -como la mencionada RPDC, Siria, Cuba y Venezuela- que son baluartes contra el imperialismo y no son amigos de los intereses de Wall Street. Mientras Estados Unidos se niegue a renunciar a sus armas nucleares, y mientras el imperialismo, la etapa más alta del capitalismo [5], continúe su impulso hacia la guerra, no puede haber una verdadera paz mundial y, por extensión, no habrá ninguna razón para que una nación tan pequeña como la RPDC renuncie a sus elementos de disuasión nuclear. Por lo tanto, la objeción de principio se refiere a las condiciones materiales que rodean a ese paraguas nuclear estadounidense y a las consecuencias muy reales que se derivan de los objetivos de la política exterior de Estados Unidos. Independientemente de lo que se piense de sus poderes y capacidades destructivas, las armas nucleares en sí mismas son, a fin de cuentas, objetos inanimados; pero el contexto histórico y la forma en que se utilizan sí importan. No se trata de negar que librar al mundo de las armas nucleares en el futuro es un objetivo noble; pero tendría que hacerse a escala mundial, y Estados Unidos tiene que renunciar primero a sus propias armas nucleares.

Como siempre ocurre, Washington y los principales medios de comunicación occidentales se dedicarán hipócritamente a señalar con el dedo la cuestión de la construcción de armas nucleares por parte de Corea del Norte y, como parte del esfuerzo propagandístico imperialista, condenarán y demonizarán a la nación, pedirán que se desarme y la pintarán como una amenaza importante para la seguridad nacional de Estados Unidos. Aún más desconcertante es cuando también pintan a Corea del Norte como una amenaza para el mundo. No hay que olvidar que, en el pasado, Estados Unidos exterminó al 20% de la población norcoreana y quemó literalmente el país durante su guerra de agresión de 1950-1953 contra la nación (que luchaba en defensa de su entonces recién obtenida independencia). [6] Además, se han impuesto duras sanciones y se han emprendido innumerables campañas de cambio de régimen dirigidas por el imperialismo contra Pyongyang. [7] Por lo tanto, la RPDC está ejerciendo su derecho a la autodefensa, que es un principio claro para una nación oprimida en respuesta a una amenaza muy real de invasión de una superpotencia imperial; la inacción en esta situación es considerablemente más arriesgada que la acción. Y como han demostrado los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia (o lo que quedaba de ella), Irak y Libia [8], el Imperio estadounidense no dudará en utilizar toda la fuerza de su ejército contra una nación ya destrozada que renunció por error a su elemento disuasorio más eficaz bajo la presión económica internacional de las potencias imperialistas. No sólo es absurdo que los supuestos “izquierdistas” o “progresistas” repitan acríticamente las campañas de propaganda imperialista condenando a la RPDC por poseer armas nucleares, así como pidiendo su desarme, sino que también es un fracaso por su parte tener en cuenta la realidad material y el entorno en el que vivimos: un mundo en el que los propios imperialistas tienen arsenales nucleares masivos. [La “paz” y el “desarme pacífico” en términos imperialistas no es más que la justificación y la continuación del saqueo imperialista [10]; y aquellos que trabajan incansablemente para resistirse a él por cualquier medio necesario son, esencialmente, castigados por ser “moralmente impuros” porque los métodos no convencionales, como las medidas de disuasión nuclear de la RPDC, no encajan en las empresas “limpias” y pacifistas permitidas por el pensamiento utópico. Como escribió Stephen Gowans en un artículo de 2018 en respuesta a una diatriba contra la República Árabe Siria y los que adoptan una postura antiimperialista de principios:

“El alma bella no es de este mundo. Las opciones de las que disponen las personas que obtienen beneficios reales en las luchas políticas del mundo real rara vez son sencillas, y a menudo son feas y desagradables en un grado u otro. El alma bella se aparta del mundo real de la política, como el monje que se retira del mundo a su celda, y así evita tener que tomar decisiones cuyas consecuencias pueden ser lamentables. Su política gira en torno a la denuncia de las decisiones tomadas por las personas que actúan sobre el mundo para cambiarlo”. [11]

De hecho, este pensamiento liberal y utópico adopta el sentido burgués de la moralidad, que se preocupa por evitar el impacto destructivo de las armas nucleares en lugar de analizar las razones por las que la RPDC las necesita y las razones por las que Estados Unidos las necesita, a las que apenas critican. Incluso se ha llegado a un punto en el que estos “activistas pacifistas de izquierda” occidentales de tendencia utópica, en su postura moral, se oponen vehemente e histéricamente a la energía nuclear, [12] que equiparan erróneamente con las armas nucleares. Según su ingenua, si no retorcida, visión, todo lo que tenga que ver con la energía nuclear debe ser eliminado ahora porque hace que países como la RPDC sean más “sanguinarios”, “violentos” y “autoritarios”; pero, al mismo tiempo, las armas nucleares deben seguir en manos de Estados Unidos. Lo que este punto de vista no comprende es que las armas nucleares no son más que síntomas del desarrollo imperialista y son el resultado de la intensificación de los antagonismos sociales que surgen del sistema capitalista, que produce contradicciones que se han expandido más allá de las fronteras. Acabar con el imperialismo y el capitalismo, lo que naturalmente pondría fin a la tendencia a la guerra, es la única manera de eliminar realmente la necesidad de las armas nucleares. En palabras de Lenin sobre “las cuestiones nacionales y coloniales”: “En esta época del imperialismo, es particularmente importante que el proletariado y la Internacional Comunista establezcan los hechos económicos concretos y partan de realidades concretas, no de postulados abstractos, en todos los problemas coloniales y nacionales.” [13]

Mientras tanto, el secretario de prensa de la Casa Blanca en Washington dirá que Estados Unidos necesita sus armas nucleares para protegerse de las invasiones de ejércitos extranjeros y de las amenazas a su seguridad nacional. Esto es irrisorio si se tiene en cuenta que el poder y la escala del ejército convencional de Estados Unidos hace que la posibilidad de una invasión de un ejército extranjero sea muy poco probable. A estas alturas debería estar claro que Estados Unidos necesita sus armas nucleares como herramientas para ayudar a mantener su posición hegemónica global y para proyectar sus intereses geopolíticos en el extranjero como un Imperio. Esencialmente, las armas nucleares en manos de Estados Unidos son un medio para asegurar que se dificulte el desafío a su dictadura global -haciendo así más fácil el robo de riqueza y recursos de otros países, incluso con la mera amenaza implícita de su posible uso- así como para detener a cualquier nación que quiera afirmar su independencia y soberanía y preservar sus logros socialistas. Debería ser bastante obvio que el Imperio Americano es realmente muy consciente de la destrucción y de las muertes innecesarias que sus armas nucleares altamente sofisticadas pueden causar; pero eso no importa cuando hay beneficios que extraer y preservar. El Imperio Americano sólo tiene un problema con las armas nucleares cuando están en manos de un país como Corea del Norte porque son una amenaza para los beneficios de Wall Street y el monopolio global.

Por otro lado, la RPDC no sólo es una nación pequeña, sino que tampoco tiene los medios para proyectar poder y utilizar sus armas nucleares para librar guerras de agresión en el extranjero, a diferencia de Estados Unidos; su programa de armas nucleares y misiles balísticos intercontinentales (ICBM) es totalmente defensivo. [14] Aunque el Ejército Popular de Corea (EPC) no puede competir con el ejército estadounidense en términos de presupuesto, recursos y escala, no se puede negar que las armas nucleares disuasorias de la RPDC han impedido hasta ahora que Estados Unidos lleve a cabo otra invasión militar a gran escala en suelo norcoreano. Irónicamente, la aplicación práctica por parte de la RPDC del principio de “destrucción mutua asegurada” a través de sus ojivas nucleares y programas de misiles balísticos intercontinentales ha hecho más por preservar la relativa paz dentro de sus fronteras que cualquier postura moral o fetichización del martirio por parte de los “activistas de la paz” occidentales antinucleares; también ha evitado cualquier daño residual que Japón (un aliado de Estados Unidos) y Guam (un importante activo estratégico para el ejército estadounidense) recibirían si Washington volviera a provocar la destrucción masiva y la muerte en la península coreana. Como dijo acertadamente Mao Zedong en una ocasión “…la guerra sólo puede ser abolida mediante la guerra, y para deshacerse del arma es necesario tomar el arma”. [15]

Lo que es más importante, lo que vemos aquí es una contradicción entre la moral burguesa y la moral proletaria bajo el capitalismo en el escenario global, con cada lado luchando contra el otro y representando dos etapas diferentes del desarrollo histórico y las relaciones económicas existentes. A pesar de su promoción del ascetismo para los pobres, la moral burguesa tiene una tendencia a la hipocresía y a la doble moral, donde los códigos de conducta rigen a favor de la clase capitalista (los opresores). Por el contrario, la moral proletaria o “moral humana” busca eliminar las contradicciones del capitalismo, se preocupa por el bienestar colectivo de la sociedad en su conjunto y es consecuente; rechaza la “moral” basada en el utopismo. [16] Friedrich Engels explica en el capítulo 9 de la primera parte del Anti-Dühring

“Sostenemos, por el contrario, que todas las teorías morales han sido hasta ahora el producto, en última instancia, de las condiciones económicas de la sociedad existentes en ese momento. Y como la sociedad se ha movido hasta ahora en antagonismos de clase, la moral ha sido siempre moral de clase; o bien ha justificado la dominación y los intereses de la clase dominante, o bien, desde que la clase oprimida se hizo suficientemente poderosa, ha representado su indignación contra esta dominación y los intereses futuros de los oprimidos. Nadie dudará de que en este proceso ha habido en general un progreso en la moral, como en todas las demás ramas del conocimiento humano. Pero aún no hemos superado la moral de clase. Una moral realmente humana, que se sitúe por encima de los antagonismos de clase y de cualquier recuerdo de ellos, sólo es posible en una etapa de la sociedad que no sólo haya superado los antagonismos de clase, sino que incluso los haya olvidado en la vida práctica.” [17]

El núcleo de la crítica de Marx al capitalismo es que siempre se expande sin tener en cuenta la racionalidad [18]. [La moral burguesa refleja este desprecio a la racionalidad y es un producto de ella, lo que Engels ilustra, en el mismo capítulo, utilizando el ejemplo de “No robarás”, una frase bíblica adoptada en leyes que existen para proteger la propiedad privada. Por supuesto, bajo el sistema mundial dominante del capitalismo, “No robarás” no se aplica a la clase capitalista que extrae la riqueza mediante la explotación masiva y el robo de los salarios. Sin embargo, si alguien que tiene una familia que alimentar, y que vive en la pobreza, recurriera a robar comida, lo más probable es que sienta todo el peso de la ley si es atrapado, porque sus acciones socavan la santidad de la propiedad privada. Además, la moral burguesa enseña y anima a la gente a dirigir sus sentimientos de autojustificación y superioridad moral hacia la persona que puede haber utilizado un método desagradable para lograr un objetivo, incluso si el objetivo de esa persona es la supervivencia -a diferencia del de los capitalistas, que es el beneficio- en un sistema que crea las condiciones para robar en primer lugar. A lo que Engels dice,

“¿Se convierte así este mandato en un mandato moral eterno? De ninguna manera. En una sociedad en la que se han eliminado todos los motivos para robar, en la que, por tanto, a lo sumo sólo robarían los lunáticos, cómo se reiría el predicador de la moral que intentara proclamar solemnemente la verdad eterna: ¡No robarás!” [19]

Del mismo modo, en la era del imperialismo, el “eterno mandato moral” es “No construirás armas nucleares, a menos que seas Estados Unidos”, con la diferencia de que el proyecto de disuasión nuclear de Corea del Norte es un esfuerzo colectivo a nivel nacional; pero, en cualquier caso, la supervivencia (frente a la opresión) es un objetivo a pesar del método posiblemente desagradable que se utilice, mientras que los objetivos de lucro de los capitalistas siguen siendo los mismos. Al igual que los motivos para robar desaparecerían cuando el capitalismo acabe y toda la sociedad humana haga la transición hacia el comunismo, también lo haría cualquier razón para construir armas nucleares porque, de nuevo, el fin del capitalismo y del imperialismo significaría el fin del impulso hacia la guerra. Engels aclara que los comunistas no parten de la base de que no existe el bien o el mal, sino que “…los hombres, consciente o inconscientemente, derivan sus ideas éticas en última instancia de las relaciones prácticas en las que se basa su posición de clase: de las relaciones económicas en las que llevan a cabo la producción y el intercambio.” [20] Por lo tanto, la moral proletaria reconoce las condiciones materiales y acepta que las luchas políticas deben basarse en el pensamiento científico y que a veces es necesario un grado de flexibilidad en el que se utilizan “todas las herramientas de la caja de herramientas”, hablando en sentido figurado.

Como marxistas, deberíamos apoyar las posiciones que proponemos porque tienen principios, y tomar partido y hacer elecciones basadas en las consecuencias, no porque creamos que debemos actuar como monjes en retirada y hacer señales de virtud sobre lo “limpias” que están nuestras manos o lo mucho que “ponemos la otra mejilla”, por así decirlo. Tampoco es porque disfrutemos siendo contrarios por serlo. El mundo aún no ha alcanzado la “moral humana”, pero lo que la RPDC está ejerciendo es una forma de moral proletaria (un paso necesario hacia la “moral humana”) en su lucha contra la burguesía imperialista. Esta moral proletaria, en contraposición a las limitaciones individualistas del moralismo burgués, está impulsada por un realismo duro que produce resultados cuantificables en beneficio de las masas de una sociedad poscolonial.

Fuentes

1. Booth, Stephanie (2021, March 8). COVID-19 1 Year Later: What Have We Learned? Healthline. Retrieved from: https://www.healthline.com/health-news/covid-19-1-year-later-what-have-we-learned#1

2. The Logic of Science (2021, March 2). The problems with anti-vaccers’ precautionary principle arguments. The Logic of Science. Retrieved from: https://thelogicofscience.com/2021/03/02/the-problems-with-anti-vaccers-precautionary-principle-arguments/

3. Engels, Friedrich (1877). Morality and Law – Eternal Truths. Anti-Dühring. [Marxists Internet Archive version]. Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1877/anti-duhring/ch07.htm

4. Klein, Naomi (2007). The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism, 49-97. New York: Metropolitan Books/Henry Holt.

5. Lenin, Vladimir Ilyich (2018). Imperialism, the Highest Stage of Capitalism. (Original work published in 1916). London: Aziloth Books.

6. Gowans, Stephen (2018). Patriots, Traitors, and Empires: The Story of Korea’s Struggle for Freedom, 117-132. Montreal: Baraka Books.

7. Gowans, 177-205.

8. Gowans, 213-214.

9. Unruhe, Jason (2018, May 5). The Fraudulent Nature of Anarchists and their Alliance with Imperialism. Maoist Rebel News. Retrieved from: https://maoistrebelnews.com/2018/05/05/the-fraudulent-nature-of-anarchists-and-their-alliance-with-imperialism/

10. Lenin, Vladimir Ilyich (2005). Bourgeois Pacifism and Socialist Pacifism. Marxists Internet Archive. (Original work published in 1924). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/lenin/works/1917/jan/01.htm

11. Gowans, Stephen (2018, April 21). Mehdi Hasan, beautiful soul, and his diatribe against the consequential Left. What’s Left. Retrieved from: https://gowans.blog/2018/04/21/mehdi-hasan-beautiful-soul-and-his-diatribe-against-the-consequential-left/

12. Velina, Janelle (2020, December 20). Nuclear Energy under a rationally planned economy – a potential for historical progress. New Power. Retrieved from: https://new-power.org/2020/12/20/op-ed-nuclear-energy-under-a-rationally-planned-economy-a-potential-for-historical-progress/

13. Lenin, Vladimir Ilyich (2002). Report Of The Commission On The National and The Colonial Questions. The Second Congress of the Communist International. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1921). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/lenin/works/1920/jul/x03.htm#fw3

14. Military Watch Magazine (2017, September 24). North Korea’s Successful Defiance Heralds the End of the Post-Cold War World Order. Military Watch Magazine. Retrieved from: https://militarywatchmagazine.com/article/north-korea-s-successful-defiance-heralds-the-end-of-the-post-cold-war-world-order-why-aggressive-posturing-sanctions-and-rhetoric-are-the-only-options-left-to-the-united-states-on-the-korean-peninsula

15. Mao, Zedong (2004). Problems of War and Strategy. Selected Works of Mao Tse-tung. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1938, November 6). Retrieved from: https://www.marxists.org/reference/archive/mao/selected-works/volume-2/mswv2_12.htm

16. Lenin, Vladimir Ilyich (1999). The Tasks of the Youth Leagues [Speech transcript]. Marxists Internet Archive. (Original work published in 1920). Retrieved from: https://marxists.info/archive/lenin/works/1920/oct/02.htm

17. Engels, 1877.

18. Marx, Karl (2020, September 20). Wage Labour and Capital & Value, Price, and Profit. Overland Park: Digireads.com. (Original works published in 1847 and 1898, respectively).

19. Engels, 1877

20. Engels, 1877

Imagen destacada: Alegoría con el retrato de un senador veneciano (Alegoría de la moral de las cosas terrenales), de Tintoretto, 1585.