El Neomaltusianismo: Antihumanismo, Misantropía y la Crisis del Capitalismo

Janelle Velina
24 de noviembre de 2020
LLCO.org

El neomaltusianismo es la noción de que el mundo necesita ser despoblado drásticamente y que “los humanos son un tumor canceroso que consume los recursos del mundo”. Sus defensores quieren hacer creer a los pobres que ellos mismos son responsables de su propia miseria, en lugar de los verdaderos culpables, la clase capitalista que se beneficia del saqueo imperialista y de la destrucción del medio ambiente. Ahora que el capitalismo está entrando en una nueva crisis, vuelven a saltar las alarmas por la “superpoblación”, y el neomaltusianismo está resurgiendo, sobre todo en el discurso medioambiental, con el estímulo de la clase capitalista. No cabe duda de que el cambio climático es un asunto muy real y urgente, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero se filtran a la atmósfera de la Tierra debido al aumento significativo de los niveles de dióxido de carbono (CO2), contribuyendo así a que las temperaturas sean más altas de lo normal y al aumento del nivel del mar. Sin embargo, a pesar de que el ejército estadounidense tiene la mayor y más destructiva huella de carbono del planeta, con la asombrosa cifra de 1.200 millones de toneladas métricas de carbono, la clase capitalista está desviando activamente toda la culpa y la atención del imperialismo y del sistema del capitalismo para poder seguir protegiendo sus beneficios.

La burguesía está trasladando esa culpa a los trabajadores de a pie, animándoles a culparse a sí mismos y a los demás; llegando incluso a señalar con el dedo a los miembros más vulnerables de la sociedad, como los que necesitan inhaladores para el asma debilitante. También se acusa injustamente a las mujeres pobres y de clase trabajadora de todo el mundo que deciden tener hijos de contribuir a la “superpoblación” (un non sequitur) y de traer “irresponsablemente” niños a un mundo lleno de sufrimiento. Y aunque la explotación comercial del agua, los alimentos, la mano de obra y los recursos de los países más pobres es el verdadero problema -en contraposición a la “superpoblación”-, la clase capitalista siempre dará la vuelta y echará la culpa a los habitantes de esos países, especialmente a los africanos, y afirmará que se mueren de hambre porque “se reproducen como conejos” (por tomar prestada una frase infame, relativa a la hambruna de Bengala de 1943, de Winston Churchill). En lugar de abogar por la energía sostenible, por una economía planificada centralmente y por poner fin a la sobreproducción, la clase capitalista impulsa, en cambio, medidas de austeridad paralizantes que postulan que los seres humanos no son más que bestias de carga. El mito de la superpoblación se ha convertido, en efecto, en una tapadera cómoda y fiable para los capitalistas que no tienen ninguna intención de redistribuir la riqueza y los recursos, y que necesitan dar la ilusión de que se abordan las preocupaciones medioambientales. Para aumentar el absurdo, el mito de la superpoblación está cada vez más aceptado en los círculos de la “izquierda” occidental, que parecen haber olvidado que el control de la población es una rama de la eugenesia.

La crisis del capitalismo

En primer lugar, ¿qué es el maltusianismo y qué relación tiene con las crisis capitalistas?

El pensamiento maltusiano tiene su origen en el economista inglés Thomas Robert Malthus, famoso por su panfleto titulado Ensayo sobre el principio de la población, en el que desarrolló la idea de que la superpoblación es la causa de la pobreza y la falta de sustento, impulsando la falsa noción de que la población aumenta más rápido que los medios de subsistencia. Incluso atribuyó (erróneamente) la Revolución Francesa y el malestar social de la Francia de finales de 1700 como resultado del crecimiento de la población a un ritmo más rápido que el suministro de alimentos, ignorando por completo el hecho de que la aristocracia creó la escasez de alimentos cuando desreguló el mercado de cereales. El pensamiento maltusiano también postula que el desarrollo humano y la mejora del nivel de vida son afrentas a la naturaleza. Friedrich Engels lo refuta en una carta de 1895 a Nikolai Danielson explicando que, en realidad, son los medios de subsistencia los que deben existir antes de que la población pueda crecer, lo que es lo contrario de la narrativa planteada por Malthus:

“Creo que la nota sobre Malthus en el Vol. I [de El Capital de Marx], nota 75, al capítulo XXII I, Ib debería haber sido suficientemente explícita para cualquiera. Además, no veo cómo se puede hablar hoy de completar la teoría de Malthus, cuando esa teoría se basa en la suposición de que la población presiona sobre los medios de subsistencia, mientras que el maíz en Londres está a 20/- el cuarto, o menos de la mitad del precio medio de 1848 a 1870, y cuando se reconoce universalmente que los medios de subsistencia presionan ahora sobre la población que no es lo suficientemente grande para consumirlos. En cuanto a Rusia, si el campesino se ve obligado a vender el maíz que debería comer, seguramente no es la presión del [exceso] de población lo que le obliga a hacerlo, sino la presión del recaudador de impuestos, del terrateniente, del kulak*, etc., etc. Por lo que sé, el bajo precio del trigo argentino tiene más que ver con la angustia agraria de toda Europa, incluida Rusia, que con cualquier otra cosa.”

Karl Marx, que también ha criticado a Malthus en varios de sus escritos, consideró el panfleto como “un libelo sobre la raza humana”, y explicó que las ideas maltusianas pueden y han sido utilizadas con fines reaccionarios y burgueses, ya que el mito de la superpoblación “fue saludado con júbilo por la oligarquía inglesa como el gran destructor de todas las ansias de desarrollo humano”. Por ejemplo, al hablar de la Gran Hambruna de Irlanda en el capítulo 25 del volumen I de El Capital, demuestra cómo la drástica disminución de la población irlandesa, debido a las altas tasas de mortalidad así como a la emigración forzosa, hizo que las clases pobres y trabajadoras sufrieran aún más durante la crisis, mientras que las clases dominantes -especialmente los colonos británicos- se beneficiaron de ella:

“Pero la parte del león, que un número inconcebiblemente pequeño de magnates de la tierra en Inglaterra, Escocia e Irlanda se traga de la renta nacional anual, es tan monstruosa que la sabiduría del Estado inglés no cree conveniente proporcionar los mismos materiales estadísticos sobre la distribución de las rentas que sobre la distribución de los beneficios. Lord Dufferin es uno de esos magnates de la tierra. Que las rentas y los beneficios puedan ser “excesivos”, o que su plétora esté relacionada de alguna manera con la plétora de la miseria del pueblo es, por supuesto, una idea tan “desprestigiada” como “poco sólida”. Se ciñe a los hechos. El hecho es que, a medida que la población irlandesa disminuye, las rentas irlandesas se hinchan; que la despoblación beneficia a los terratenientes, por lo que también beneficia al suelo, y, por tanto, al pueblo, ese mero accesorio del suelo. Declara, por tanto, que Irlanda sigue estando superpoblada, y que la corriente de emigración sigue fluyendo con demasiada pereza. Para ser perfectamente feliz, Irlanda debe deshacerse de al menos un tercio de millón de hombres trabajadores. Que nadie se imagine que este lord, poético hasta la saciedad, es un médico de la escuela de Sangrado, que tantas veces como no encontró a su paciente mejor, ordenó flebotomía y otra vez flebotomía, hasta que el paciente perdió su enfermedad al mismo tiempo que su sangre. Lord Dufferin exige una nueva sangría de un tercio de millón solamente, en lugar de unos dos millones; de hecho, sin la eliminación de éstos, el milenio en Erin no será.”

Con la drástica disminución de la población irlandesa, gran parte de la tierra se dejó de cultivar y, por lo tanto, “disminuyeron en gran medida los productos de la tierra”, mientras que el coste de los alquileres aumentó y los beneficios de los terratenientes se incrementaron. Además, los excedentes de producción -que son productos que se producen en masa en exceso de lo necesario, superando el crecimiento de la población- aumentaron, a pesar de la severa disminución de la fuerza de trabajo. Como explica Marx,

“Los medios de producción dispersos que sirven a los propios productores como medios de empleo y de subsistencia, sin ampliar su propio valor por la incorporación del trabajo ajeno, no son más capital que un producto consumido por su propio productor es una mercancía. Si, con la masa de la población, disminuyó también la de los medios de producción empleados en la agricultura, la masa del capital empleado en la agricultura aumentó, porque una parte de los medios de producción que antes estaban dispersos, se concentró y se convirtió en capital.”

A partir de aquí, vemos uno de los rasgos fundamentales de la crisis general del capitalismo: la tendencia a la caída de la tasa de ganancia a lo largo del tiempo, ya que los capitalistas emplean cada vez más materiales y maquinaria avanzados en la producción, utilizando menos trabajo asalariado en el proceso. La nueva tecnología hace bajar los precios a través de la sobreproducción, mientras que al mismo tiempo crea un desempleo masivo crónico, que a su vez significa que menos personas pueden comprar los bienes sobreproducidos. Esto agudiza aún más las contradicciones entre el trabajo y el capital. Debido a que esta crisis amenaza al capitalismo, se hace necesario que la clase capitalista transmita mensajes alarmistas sobre la “superpoblación” que implican que la pobreza, el hambre, el desempleo y la falta de distribución equitativa de los recursos no son sistémicos, y que en cambio ocurren porque “hay demasiadas bocas que alimentar”. Estas narrativas también implican que el empobrecimiento se debe a la mera existencia de las clases trabajadoras. Estas falsas narrativas sobre la “superpoblación” no sólo pretenden distraer a las masas para que no vean que el capitalismo y el imperialismo son la raíz de la pobreza y la destrucción del medio ambiente, sino que pretenden inculcar una visión del mundo extremadamente pesimista y antihumana que las desmoviliza de forma efectiva.

Sobreproducción

Aunque el mundo ha cambiado desde el siglo XIX, y a pesar de que Marx y Engels no previeron el advenimiento de la inteligencia artificial (I.A.), sigue existiendo una característica del capitalismo de larga data: el sesgo capitalista hacia la tecnología y la sobreproducción. Esto no quiere decir que los avances tecnológicos sean un “mal” inherente, especialmente si ayudan a los trabajadores a ser más productivos y a facilitar su trabajo y su vida; de hecho, tienen el potencial de servir a las necesidades humanas. Sin embargo, ese no es el caso bajo el sistema del capitalismo porque la “eficiencia” capitalista nunca ha consistido en aumentar la producción o la productividad por el bien de los trabajadores. La inversión en tecnología bajo el capitalismo siempre significa la sustitución y la eliminación de trabajadores por máquinas, ya que los capitalistas compiten por una mayor cuota de mercado. Siempre buscan ampliar los beneficios para poder reinvertirlos en la expansión de la producción [capitalista] y maximizar sus ganancias. En el proceso de hacer esto, es inevitable bajar los salarios de los trabajadores (que ya están mal pagados y con el miedo constante de perder sus puestos de trabajo) según la lógica de la acumulación capitalista. A continuación, se contrata al menor número posible de trabajadores para reducir los costes laborales y eliminar puestos de trabajo, sustituyendo finalmente a los trabajadores por máquinas y automatización.

Por supuesto, Marx se refería a las condiciones materiales de su época cuando describió a los trabajadores como reducidos a meros apéndices de las máquinas; pero con el tiempo, las condiciones han evolucionado desde entonces hasta un punto en el que las máquinas los están sustituyendo por completo, de modo que ahora los trabajadores son cada vez más obsoletos. Sin embargo, a pesar de estos cambios en las condiciones materiales, la producción en el capitalismo sigue estando impulsada por el beneficio y no por el valor de uso, y el progreso tecnológico en un sistema tan anárquico sigue provocando con frecuencia más desempleo, ya que la competencia ilimitada hace que se desperdicie el trabajo. Así, con el aumento de la eficiencia, se producen cada vez más productos a escala masiva, pero no necesariamente se compran en masa porque casi nadie puede permitírselos debido al desempleo o a los bajos y estancados salarios. Y así, se desperdician alimentos mientras millones de personas en todo el mundo pasan hambre. Cada día se construyen casas y sin embargo nadie vive en ellas porque son demasiado caras para comprarlas, mientras que hay muchas personas sin hogar viviendo en las calles. Además, los vertederos rebosan de productos sin usar que nadie compra. Estados Unidos es especialmente culpable de esto ya que tiene el monopolio mundial, con el aparato de producción centrado en Wall Street.

En la era del imperialismo, los países son el objetivo de la política exterior de Estados Unidos y se les mantiene deliberadamente subdesarrollados y atrasados, con el valor de sus monedas disminuido, ya que están en deuda con la hegemonía global del dólar estadounidense que facilita las exportaciones más baratas creadas por la mano de obra barata explotada en estos países del Tercer Mundo, que tienen poca injerencia estatal cuando se trata de la infiltración del capital extranjero (especialmente el estadounidense). Cuando alguna de estas naciones más pobres se independiza y desafía la hegemonía global de Estados Unidos, como lo ha hecho Cuba y muchos otros éxitos poscoloniales como ella para liberarse, Estados Unidos hace lo que puede para cortarles el paso a los recursos del mundo por cualquier medio necesario, incluso por la fuerza. Pero a lo largo de los años también ha aumentado el desempleo en estos países pobres del Tercer Mundo -lo que es esencialmente una sentencia de muerte-, ya que su mano de obra, tan explotada y extremadamente mal pagada como ya lo está, está siendo gradualmente reducida y sustituida por máquinas y automatización también, que pueden crear las exportaciones más baratas a un ritmo mucho más rápido. De ahí la crisis migratoria masiva (también producto de las guerras de agresión imperialistas), que en realidad perjudica aún más a las economías de los países pobres, ya que no sólo los despoblan sino que provocan una “fuga de cerebros” que sólo los lleva a ser más subdesarrollados, más susceptibles a las enfermedades, y a que sus hijos sean menos estimulados intelectualmente, ya que muchos de sus mejores profesionales de la medicina y la educación tienen los medios financieros para escapar. Y cuando sus “mejores” se marchan, las poblaciones que han dejado atrás se vuelven más vulnerables y desesperadas, muchas de las cuales acaban intentando seguir su ejemplo aunque no quieran realmente abandonar sus países de origen; en realidad sólo intentan “seguir el dinero”, por así decirlo. Por supuesto, la inmigración ha sido un “blanco fácil” siempre que la derecha estadounidense necesitaba mentir cuando buscaba el apoyo de la clase obrera, como escribe tan elocuentemente el Partido Comunista de Gran Bretaña Marxista-Leninista (PCGB-ML):

“Es un objetivo fácil cuando se busca el apoyo de la clase trabajadora, que en gran número ha caído en la mentira repetida sin cesar de que los inmigrantes “les quitan” el trabajo.

En realidad, sin embargo, son los intereses imperialistas los que tienen la culpa, no los inmigrantes. El sistema político de EEUU exige el mayor beneficio posible de la inversión de capital. Los mayores beneficios provienen de los sistemas robóticos avanzados, que reducen drásticamente la mano de obra, o de la exportación de puestos de trabajo fuera de EE.UU. a países con bajos salarios y baja injerencia del Estado.

La mayoría de los inmigrantes son contratados para realizar trabajos mal pagados que los trabajadores blancos estadounidenses no harían, y, como siempre ocurre, los inmigrantes ilegales son, con diferencia, los más baratos de contratar, ya que no tienen derechos y, por tanto, no pueden quejarse de su salario o de sus condiciones. La mayoría de las solicitudes de entrada en Estados Unidos proceden de los países situados al sur de su frontera, por lo que a la clase capitalista le resulta cómodo presentar al trabajador latino/hispano como vago, estúpido, astuto y totalmente carente de moral.

En realidad, la inteligencia, el conocimiento de los sistemas de trabajo, las ganas de trabajar/aprender y la moralidad de los inmigrantes son tan diversas como las de cualquier otro pueblo, pero hay que reconocer que la mayoría de los que solicitan la ciudadanía estadounidense o intentan cruzar la frontera ilegalmente lo hacen directa o indirectamente por la política exterior de EEUU, que está provocando trastornos sociales o subidas extremas de precios en su país (la única excepción sería un desastre natural).”

Si no hay puestos de trabajo ni recursos que se repartan de forma equitativa o que sean asequibles -a pesar de que en realidad hay una sobreproducción de productos (que luego se desperdician)-, entonces ¿cómo podemos decir que “los humanos son un tumor canceroso que se come los recursos de la tierra”, causando pobreza porque “hay demasiados”? Es sobre todo a través del imperialismo que la acumulación capitalista está causando tanto dolor a la mayoría del mundo mientras se sigue robando y explotando la riqueza del Sur Global. Por no hablar de que las sanciones de destrucción masiva, las campañas de bombardeos, la financiación de fuerzas terroristas por delegación y la provocación deliberada de “fuga de cerebros” también matan a un gran número de personas que no pueden huir. Entonces, ¿cómo es razonable decir que “¡hay que despoblar el mundo!” cuando algo tan inherente e históricamente siniestro ya está ocurriendo?

Tal es la lógica del capitalismo, cuando podemos tener demasiada comida y, sin embargo, no poder alimentar a todos. El número de trabajadores desempleados (a los que Marx llamaba el “ejército de reserva del trabajo”) está creciendo no porque se estén “reproduciendo como conejos”, sino porque la gente se ve obligada a competir con máquinas que fueron diseñadas únicamente para la acumulación capitalista, y no para las necesidades humanas o el desarrollo del potencial humano.

El primitivismo y los “comedores inútiles”

La militarización del control de la población moderno y la cooptación capitalista de la anticoncepción se remonta a la inversión de la Fundación Rockefeller en varios programas de investigación eugenésica que comenzaron en la década de 1920. Esto incluyó su ayuda en el desarrollo del programa alemán de eugenesia – la base de las teorías racialistas de los nazis y sus conceptos de “comedores inútiles” (un término despectivo que utilizaban en referencia a las personas discapacitadas, que estaban entre las víctimas ejecutadas en las cámaras de gas). Así comenzó el programa de esterilización forzosa de la Alemania nazi, que alcanzó a entre 300.000 y 400.000 personas de su población en 1934, apenas un año después de que Hitler tomara el poder. Los nazis eran firmes partidarios del concepto de “superpoblación”, ya que adoptaron las ideas de Malthus en sus políticas, que hacían ilegal que alguien se casara y tuviera hijos si tenía algún tipo de dolencia hereditaria o genética; los matrimonios interraciales también estaban estrictamente prohibidos. De hecho, la Alemania nazi se esforzó mucho por reducir activamente su población, lo que es contrario a los objetivos socialistas de luchar por una sociedad en la que cada persona nacida se considere un activo y se eleve y se convierta en un miembro que contribuya a la sociedad en igualdad de condiciones. Además de reducir drásticamente la población de Alemania, estos programas de esterilización -independientemente de que sea de forma deliberada o inadvertida- dieron lugar a una falta de diversidad genética. La diversidad genética, que no tiene nada que ver con el constructo social de la raza, se refiere a lo alejados que están genéticamente la madre y el padre, que pueden ser o no de la misma etnia; cuanto más distantes estén los genes de los dos progenitores, más probable será que sus descendientes tengan genes más fuertes y sanos. Sin embargo, ese tema en su conjunto queda fuera del alcance de este artículo.

El neomaltusianismo no fue el único fundamento clave de la ideología nazi. También se inspiraron en el feudalismo tibetano y en el sistema de castas hindú, del que adoptaron también el símbolo de la esvástica. La sociedad feudalista tibetana y el fundamentalismo hindú no eran necesariamente malthusianos por si, pero encajaban bien con el pensamiento malthusiano debido a su admiración y romantización de la pobreza y el primitivismo, además de oponerse con vehemencia al progreso científico. Cuando los nazis -que glorificaban el ocultismo, las religiones paganas nórdicas precristianas de Alemania y el misticismo oriental- observaron con asombro estas dos sociedades tan atrasadas y rabiosamente anticomunistas y las estudiaron, vieron las prácticas de ambas como remedios contra la lucha de clases.

Los nazis se identificaban tanto con el sistema de castas hindú y también admiraban la pobreza y el primitivismo, que además del símbolo de la esvástica también adoptaron el término “ario”. Esta era una etiqueta que se refería a las antiguas clases nobles que atribuían su riqueza y buena fortuna a las vidas pasadas y presentes “virtuosas” con los niveles más altos de “pureza”, de ahí una superioridad inherente. De hecho, se creían a sí mismos y a los alemanes descendientes de las clases nobles de la antigua sociedad aria de la India. También hay que señalar que, en aras de proteger o defender sus “niveles superiores de pureza”, los niveles superiores del sistema de castas indio se sometían a extensos rituales de limpieza si eran “contaminados” -incluso mediante el contacto físico a través de un simple roce al pasar- por las clases inferiores, y especialmente por los “intocables“, que a menudo eran excluidos del sistema de castas y realizaban los “trabajos más sucios” que casi nadie quería hacer. Las clases nobles también sostenían que los pobres debían limitarse a vivir una vida humilde y aceptar su situación con la esperanza de reencarnarse en una vida mejor. Así, vemos el ideal anticientífico y fascista de un “orden natural” que ve a grandes sectores de la población como una carga, formando la base detrás de los conceptos nazis de la “raza aria” y los “comedores inútiles”.

La sociedad feudalista y teocrática del Tíbet tenía muchos puntos en común con el sistema de castas hindú e, históricamente, fue igualmente fetichizada por los nazis y la extrema derecha europea. Lejos de ser símbolos de la “paz” y “espiritualistas perfeccionados e iluminados” como los presenta Hollywood, la sucesiva línea de Dalai Lamas funcionó como antiguos reyes-dioses cuyo gobierno despótico mantuvo la servidumbre y la esclavitud. El principal punto en común con su casta hindú es la idea de que los pobres “se han buscado sus problemas por su maldad en vidas anteriores”. De ahí que tuvieran que aceptar la miseria de su existencia actual como una expiación kármica y en previsión de que su suerte mejorara en su próxima vida”, como describe Michael Parenti. No sólo eso, sino que, al igual que el sistema de castas hindú de la India, las protestas por simples reformas eran rápida y violentamente aplastadas, siendo los activistas sindicales asesinados o sometidos a formas medievales de tortura. Además, las sociedades esclavistas producen una clase incapaz de derrocar dicho sistema, ya que los esclavos (a diferencia de los siervos, que eran tratados mejor -aunque sólo ligeramente-) eran generalmente incapaces de rebelarse o escapar y, por tanto, no pueden tomar el poder porque estaban reducidos al mismo nivel que los caballos de tiro. De ahí que hubiera muy pocas huelgas o protestas. Para que quede claro, la Alemania nazi no era una sociedad esclavista; pero, el reino tibetano, además del sistema de castas indio, sí proporcionó una importante inspiración al Tercer Reich en sus objetivos de acabar brutalmente con la lucha de clases, ya que los trabajadores alemanes se sentían cada vez más atraídos por el socialismo y el internacionalismo marxista durante la Primera Guerra Mundial y la crisis económica posterior a la misma.

Hitler describió el internacionalismo marxista como una conspiración judía contra la “raza alemana pura” y que puede atribuirse a un supuesto defecto genético de los judíos. La eugenesia era esencialmente el aspecto clave subyacente de la ideología nazi, que también consideraba subhumanos a los eslavos, los gitanos y los discapacitados. Y al exterminar a estos “comedores inútiles”, creían que estaban restaurando una antigua y gloriosa civilización, lo que equivalía a un pasado excesivamente idealizado. Y fieles a los principios maltusianos, la primera propaganda antihumanista de los nazis promovía la idea de que los discapacitados (que fueron los primeros en ser objeto de eutanasia sancionada por el Estado) suponían un gran gasto para la sociedad y, por tanto, son una “vida indigna”. El cartel más conocido, y ahora famoso, de alrededor de 1938, en el que aparecía un hombre discapacitado, decía

“60.000 Reichsmark es lo que cuesta a la comunidad popular esta persona que padece un defecto hereditario durante su vida. Conciudadano, ese es también tu dinero. Lee ‘[A] New People’, la revista mensual de la Oficina de Política Racial del NSDAP”.

Por supuesto, la doctrina maltusiana de la “raza pura” de los nazis no empezó necesariamente ahí. Los nazis adoptaron y continuaron las mismas prácticas eugenésicas que utilizaron los colonos alemanes en los pueblos herero y nama durante el genocidio de Namibia que comenzó en 1904. Fue aquí, en Namibia, donde el médico racialista más notorio y futuro miembro del Partido Nazi, Eugen Fischer, experimentó con prisioneros de guerra africanos, recogiendo sus huesos y cráneos para sus estudios pseudocientíficos, y utilizó las mediciones del cráneo (así como las mediciones del cerebro y las muestras de sangre) de la población local -algunas de las cuales fueron víctimas de decapitaciones por parte de los colonos alemanes- como validación y prueba de que la raza es real en lugar de ser construida socialmente, y de que existe una “pureza” y superioridad inherentes a la “raza blanca aria” y la inferioridad inherente de las demás. Fischer y sus colegas acabarían sirviendo a los nazis, influyendo en gran medida en las Leyes de Nuremberg y continuando la práctica de estos mismos experimentos con los gitanos, los judíos y los germano-africanos. En otras palabras, el genocidio de Namibia sirvió de precursor y de modelo más directo para el holocausto europeo. El 80% de la población herero de Namibia fue exterminada, así como el 50% de su población nama; y hasta el día de hoy, los descendientes de los que sobrevivieron al genocidio se ven obligados a vivir en barriadas superpobladas. Como es lógico, y como es tradición en muchas naciones africanas, las demandas de reparación de Namibia son ignoradas por los imperialistas. Como es habitual, las naciones imperialistas se limitan a culpar del subdesarrollo a la supuesta incapacidad de los africanos para resolver los conflictos y a la “corrupción” exclusivamente.

Alemania no es en absoluto una excepción en lo que respecta a las atrocidades cometidas en busca de beneficios; tampoco fue la primera ni la última de las potencias imperialistas en contribuir al subdesarrollo de África mediante la explotación masiva de sus vastos recursos y la coacción económica en beneficio de las naciones ricas del “primer mundo”. Durante la época en que los nazis cometían atrocidades, al menos 3 millones de personas murieron en Bengala (India) entre 1943 y 1944 a causa de la hambruna de Bengala, creada por las políticas británicas de acumulación de grano indio durante la guerra; fue esencialmente una sangría económica para la India, que ni siquiera participó en la Segunda Guerra Mundial. Todavía no se ha considerado un genocidio y mucho menos un holocausto. Mientras que Hitler es ampliamente vilipendiado hoy en día (y con razón), Winston Churchill sigue siendo altamente considerado como un “luchador contra el fascismo” a pesar de ser rabiosamente antiobrero, descaradamente racista, y de tener considerables simpatías por los nazis antes de unirse a regañadientes a la Alianza liderada por la URSS. Como ya se ha aludido anteriormente, afirmó que las muertes en Bengala eran culpa del pueblo indio, las principales víctimas de la hambruna, porque “se reproducen como conejos”.

Cuando los crímenes de la Alemania nazi tuvieron una extraordinaria difusión mundial, los neomaltusianos estadounidenses, como el economista y jurista neoconservador Richard Posner, se limitaron a lamentar que Hitler diera “mala fama” a la eugenesia. Sin embargo, eso no impidió que John D. Rockefeller III y otros capitalistas poderosos y muy influyentes, que eran adeptos al maltusianismo, siguieran financiando proyectos de control de la población dirigidos principalmente a los países del Sur Global y se esforzaran por rebautizar el neomaltusianismo. Además, a pesar de que es bien sabido que los nazis se inspiraron en muchas ocasiones en el Tíbet feudalista y en el sistema de castas hindú de la India, Estados Unidos y otras potencias occidentales siguieron promoviendo una imagen romántica de estas sociedades que a menudo les daba un atractivo y una estética “hippie”. De hecho, muchos activistas izquierdistas y laboristas indios acusaron a Gran Bretaña de trabajar activamente con los fundamentalistas hindúes “entre bastidores” para debilitar el movimiento independentista y mantener a la India subdesarrollada y como mercado cautivo para los imperialistas; estas críticas se extendieron también a Gandhi, a quien consideraban un agente británico encubierto enviado para impedir y dividir el movimiento. No sólo eso, sino que el libro Siete años en el Tíbet, escrito por el oficial nazi de las SS Heinrich Harrer, que glorificaba el régimen feudalista, se considera sagrado entre los defensores occidentales del separatismo del Tíbet y fue adaptado en una película de Hollywood de 1997 muy querida por los liberales. Además, durante la década de 1950 la CIA armó a violentos insurgentes pro-feudalistas en el Tíbet en un intento de desestabilizar a la República Popular China y dividir la región.

Aunque las expresiones de ideas duras y abiertamente reaccionarias ya no están de moda en las campañas de propaganda de la clase capitalista, podría decirse que Hitler ayudó (aunque no fuera intencionadamente) a preservar la filosofía del liberalismo que domina el mundo, que es la norma por defecto del capitalismo de “seguir como si nada” cuando no hay una crisis económica o una amenaza significativa de que surja el socialismo. La clase dominante estadounidense y británica consideraba en gran medida al nazismo como un baluarte contra la Unión Soviética y el comunismo antes de la formación de la Alianza contra las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial; y probablemente habrían permanecido incondicionalmente del lado de la Alemania nazi si ésta no hubiera amenazado el espacio económico de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia y se hubiera planteado tomar sus territorios, colonias y semicolonias por la fuerza. Por lo demás, Hitler no sólo dio la voz de alarma sobre la necesidad de controlar la población y frenar la expansión del comunismo, sino que puso en práctica estos principios maltusianos exterminando categóricamente a quienes soportan el peso de la inhumanidad del capitalismo y a los que se consideran “comedores inútiles”. Es, después de todo, lo que Lenin llama “el liberalismo más banal” sugerir que el mero hecho de nacer o existir en condiciones menos que ideales es “el problema” y la raíz de todas las dificultades económicas y el sufrimiento, mientras se defiende el individualismo por encima de todo, evitando el desarrollo económico que sirve a las necesidades materiales colectivas de la gente.

El neoliberalismo y el malthusianismo de nuevo cuño

Ni los falaces argumentos maltusianos -y afirmo que África sigue siendo un continente infrapoblado- ni los complejos vacacionales bautizados pomposa y demagógicamente como “operaciones de reforestación” ofrecen una respuesta. Nosotros y nuestra miseria somos despreciados como perros calvos y sarnosos cuyos lamentos y gritos perturban la paz y la tranquilidad de los fabricantes y mercaderes de la miseria.

-Thomas Sankara

En 1953, Rockefeller organizó el Consejo de Población en previsión de una “crisis de superpoblación” en el Sur Global y comenzó a verter aún más dinero para financiar amplios experimentos de control de la población. Estos proyectos fueron bien recibidos por Washington porque muchas de las poblaciones de estos países veían la inspiración en la Unión Soviética y tenían el potencial de liderar movimientos de liberación progresistas (y de hecho muchos de ellos lo hicieron) que les ayudarían a liberarse del yugo del imperialismo. Fue durante esta época cuando Estados Unidos libraba su Guerra Fría contra la URSS. También durante esta época, la Fundación Rockefeller concedió a la Liga de Control de la Natalidad (que posteriormente pasó a llamarse Planned Parenthood) 1.500.000 dólares con la esperanza de combatir la “superpoblación”.

Rockefeller fue el fundador de la Standard Oil (ahora llamada ExxonMobil) y miembro durante mucho tiempo de una sociedad que se llamaba a sí misma los “neomaltusianos”. Antes de prestar ayuda a los proyectos de eugenesia de los nazis, el 20 de abril de 1914 Rockefeller y los neomaltusianos enviaron a los guardias de la compañía y a la Guardia Nacional de Estados Unidos a un campamento del sur de Colorado para aterrorizar y masacrar a los mineros en huelga y a sus familias que habían sido desalojados de sus casas, que eran propiedad de su compañía, matando a 20 personas en el proceso. Esto se conoce como la Masacre de Ludlow. Rockefeller y los neomaltusianos siempre habían argumentado que había “demasiada gente en el mundo” y que esa es la única razón por la que hay gente pobre en el mundo o por la que alguien exigiría igualdad de derechos y salarios justos para vivir. Por lo tanto, para proteger los beneficios de la Standard Oil (ExxonMobil), había que matar a los mineros.

La “raza superior” nórdica, blanca, rubia y de ojos azules (lo que los nazis llamaban la “raza aria”) no fue una creación original de Hitler. En realidad, se originó en el movimiento eugenésico moderno que comenzó a principios del siglo XX en los círculos académicos de Stanford, Yale, Harvard y Princeton, que recibieron el patrocinio y la financiación de la Fundación Rockefeller y de la Institución Carnegie; estos círculos se inspiraron en gran medida en los teóricos del “realismo racial” de la Europa occidental de 1800, que trataron de demostrar categóricamente que los negros africanos son intrínsecamente estúpidos. Al igual que los teóricos del racismo de Europa Occidental de 1800, este movimiento eugenésico estadounidense pretendía “sustraer a los negros emancipados, a los trabajadores asiáticos inmigrantes, a los indios, a los hispanos, a los europeos del este, a los judíos, a los morenos de las colinas, a los pobres, a los enfermos y a cualquier persona clasificada fuera de las líneas genéticas abigarradas trazadas por los racistas estadounidenses” (Black, 2003). California se consideró el epicentro y fue el tercer estado en adoptar leyes que aplicaban activamente la pseudociencia de la eugenesia. Estos círculos académicos de las mencionadas universidades privadas estadounidenses no sólo propugnaron la teoría de la raza y la “ciencia de la raza” -que no tienen ninguna base material, biológica o científica-, sino que también falsificaron y manipularon datos para justificar la práctica de la eugenesia y aplicar las leyes de motivación racial en California y otros 26 estados:

“Elementos de esta filosofía se consagraron como política nacional mediante leyes de esterilización forzada y segregación, así como restricciones al matrimonio, promulgadas en 27 estados. En 1909, California se convirtió en el tercer estado en adoptar tales leyes. Al final, los practicantes de la eugenesia esterilizaron coercitivamente a unos 60.000 estadounidenses, prohibieron el matrimonio a miles, segregaron a la fuerza a miles en “colonias” y persiguieron a un número incalculable de personas en formas que apenas estamos aprendiendo. Antes de la Segunda Guerra Mundial, casi la mitad de las esterilizaciones coercitivas se realizaban en California, e incluso después de la guerra, el estado representaba un tercio de todas las cirugías de este tipo.”

(Black, 2003)

Siete años antes de que California adoptara esas leyes, el entonces presidente de la Universidad de Stanford, David Starr Jordan, impulsó el concepto de “raza y sangre” en su serie de cartas titulada “Blood of a Nation”. En este cuerpo de trabajo en particular, declaró que los rasgos de carácter y que las condiciones de vida, como la pobreza, se transmitían por la sangre – esto ignora el hecho de que lo primero se aprende; mientras que lo segundo es sólo una verdad a medias porque aunque alguien puede descender de una familia empobrecida generacionalmente, no es genético sino que es sistémico.

El movimiento eugenésico californiano no sólo era un modelo para la Alemania nazi, sino que sus principales financiadores de la Fundación Rockefeller también habían donado unos 410.000 dólares a los eugenistas alemanes y 250.000 dólares para la creación del Instituto de Psiquiatría Kaiser Wilhelm, que acabaría ayudando a los programas de esterilización masiva de los nazis y a los experimentos médicos letales con los mencionados “comedores inútiles”. Desde entonces, el estado de California ha pedido disculpas públicas.

Teniendo en cuenta que el legado de Hitler, el racismo flagrante y la defensa de la eugenesia de finales de la modernidad han dejado una mancha en el maltusianismo -y a pesar de que la tasa de población mundial había estado en fuerte descenso desde 1971 (cayendo al 1,17%)-, ¿cómo iba a revivir la clase capitalista la histeria en torno a la “superpoblación”? O más bien, ¿cómo iban a seguir expulsando a la gente de la economía mundial y matando silenciosamente a los “comedores inútiles” que “se reproducen como conejos”? Aparece el economista y filósofo neoliberal Milton Friedman.

El neoliberalismo es la etapa superior de la privatización y la desregulación, que aboga por el libre mercado del laissez-faire, implica un retroceso significativo de la intervención del Estado en la economía y la eliminación de los controles de precios. También es la idea de que imprimir más dinero causa inflación y que el banco central puede simplemente duplicar la oferta monetaria a voluntad. Chile se convirtió en su campo de pruebas para su descarada brutalidad el 11 de septiembre de 1973, cuando la CIA instigó y coordinó un golpe de estado dirigido por Augusto Pinochet, y le ayudó a derrocar violentamente el gobierno de izquierda democráticamente elegido de Salvador Allende. El derrocamiento y el asesinato de Allende marcaron la apertura de Chile a la superexplotación y la liberalización de su economía; el experimento fue declarado como el “Milagro de Chile” por los imperialistas. También sentaría un precedente, ya que el neoliberalismo acabaría convirtiéndose en la ideología imperante a partir de los años 80, que desempeña un papel cada vez más importante en la determinación de las necesidades de la población.

El régimen títere del dictador militar Pinochet fue una idea y un experimento de Milton Friedman y su equipo de estudiantes y académicos de la Universidad de Chicago, muy versados en la escuela de economía de Chicago. El equipo era conocido como los “Chicago Boys”. Sus principales principios son que “los mercados libres son los que mejor asignan los recursos en una economía y que lo mejor es una intervención gubernamental mínima o incluso nula”; en resumen: un capitalismo muy desregulado, sin barreras comerciales y sin intereses arraigados. Estos ideólogos neoliberales también actuaron como asesores de Pinochet y abogaron por reducir los impuestos -especialmente para las clases ricas-, vender las empresas estatales y permitir el flujo ilimitado de capital global en el país. Esto condujo a recortes de todo el gasto público (excepto el militar), al desempleo masivo, a la eliminación de 117.000 puestos de trabajo en la industria y a la disminución de los salarios. El país también experimentó un dramático aumento de los precios de los alimentos, y muchas familias gastaron el 74% de sus ingresos en comida, lo que también provocó una grave crisis de desnutrición que afectó especialmente al crecimiento y desarrollo de los niños. En 1988, el 45% de la población chilena se encontraba por debajo del umbral de la pobreza. Además, el régimen de Pinochet era famoso por sus asesinatos en masa, torturas y secuestros ilegales de activistas sindicales e izquierdistas. Esta brutalidad fue bien documentada por varias organizaciones de derechos humanos que registraron 37.000 personas encarceladas y torturadas. Aunque Pinochet se había convertido en un lastre y fue finalmente forzado a abandonar el poder en 1990, nada de esto inquietó a Estados Unidos porque ya habían conseguido su objetivo de que los intereses estadounidenses se infiltraran en Chile. Hacía tiempo que habían eliminado el gobierno de Allende, al que veían como un gran obstáculo, y seguían manteniendo vínculos con la rica clase compradora del país. El daño ya estaba hecho, y el “Milagro de Chile” provocó la muerte o desaparición de más de 3.200 personas.

A partir de los años ochenta, el neoliberalismo desplaza la asignación de fondos y la responsabilidad de la toma de decisiones de las instituciones gubernamentales y las autoridades locales a las manos de las empresas privadas, a las que se les otorga un poder de monopolio para poder acabar con las subvenciones públicas con acciones como: precios preferenciales, capacidad de presentar demandas contra los competidores con facilidad, adquisiciones de competidores y presión para la protección de patentes de bienes y servicios. Las empresas privadas también empezarían a considerar la sanidad como una mercancía potencial (con la excepción de Estados Unidos, que nunca ha tenido una sanidad financiada con fondos públicos).

El neoliberalismo ha hecho que la privatización de los servicios más básicos y vitales, como la sanidad, se convierta en una medida cada vez más habitual para los gobiernos, ya que los capitalistas ven en ella un objeto ideal para ser explotado. Convertir la asistencia sanitaria en una mercancía que se compra y se vende supone maximizar los beneficios de las compañías de seguros privadas, no proporcionar productos o servicios esenciales; y en el proceso de maximización de los beneficios, los salarios disminuyen. La asistencia sanitaria nacionalizada, por otro lado, no es importante para el capital financiero, porque el capitalismo es capaz de sobrevivir con altas rotaciones de empleados insanos y no se avergüenza de descartar fácilmente a los trabajadores en masa. Cuando un sistema de salud universal socializado se realiza plenamente, no hay lugar para los incentivos de lucro o las patentes, ya que el público tiene más supervisión. Sin embargo, incluso bajo los sistemas de salud nacionalizados establecidos, la venta de suministros y equipos médicos que fueron pagados originalmente con el dinero de los impuestos es un objetivo atractivo para la clase capitalista y es donde se puede obtener un beneficio. En sus esfuerzos por obtener acceso a estos bienes y servicios financiados por los contribuyentes, los capitalistas a menudo intentan arrancarlos de las regulaciones gubernamentales que se supone que los protegen de los fundamentalistas depredadores del libre mercado. Esto incluye atacar a los sindicatos de enfermeras y trabajadores de la salud. La sobreproducción no se limita ciertamente a los alimentos y la vivienda, ya que la industria médica privada sigue presionando para que se desmembren los servicios públicos de salud universales, o para que sean los obstáculos a la atención médica universal, como lo son notoriamente en los Estados Unidos, asegurando que su exceso de oferta de productos médicos no utilizados sea inaccesible para las masas que más lo necesitan. Si avanzamos hasta la pandemia de Coronavirus de 2020, esto se hace más evidente cuando una empresa médica amenaza con demandar a un grupo de voluntarios de emergencias en Italia que utilizó una impresora 3D para hacer réplicas de válvulas de ventilador, produciéndolas en masa y vendiéndolas por sólo 1 dólar cada una; normalmente, la empresa las vende por 11.000 dólares cada una. El director general de la empresa médica es titular de una patente, de ahí la amenaza de demanda. Pero el hecho de que el CEO sea titular de una patente deja claro que la multimillonaria industria médica privada siempre ha estado orientada al beneficio y a los ricos, la atención de calidad no es de su interés, y se siente amenazada cada vez que surge cualquier signo de socialización de los productos médicos, por mínimo que sea. También está claro que la medicina privada trata a los pacientes como meros consumidores que deben pagar el coste total de los tratamientos, como si los servicios sanitarios fueran productos comerciales.

Estos fundamentalistas del libre mercado y las empresas privadas estadounidenses también han seguido expandiéndose más allá de las fronteras -según la lógica del capitalismo en su fase imperialista- para dominar todos los sectores sociales y económicos de la economía capitalista mundial. En su fase globalista y neoliberal, el capitalismo nos lleva a organizaciones “no gubernamentales” (ONG) como las Fundaciones Bill y Melinda Gates (cuyos fundadores son malthusianistas declarados) y su “interés especial” en África, donde se hace demasiado hincapié en la necesidad de la anticoncepción, ya que se la acusa continuamente de contribuir a la “superpoblación”. Su insistencia en que el continente necesita desesperadamente un control de la población suele demonizar a los hombres africanos pobres como bestias de carga “insolidarias” en el proceso. Esto recuerda a los movimientos de clase media de Gran Bretaña que se autoidentificaban como “radicales” (no marxistas ni socialistas) desde la década de 1860, que eran malthusianos y antisindicales y, sin embargo, se presentaban como “progresistas”; siempre han tenido un interés especial en el control de la natalidad y argumentaban que el control de la natalidad resolvería los problemas de la pobreza de la clase trabajadora, lo que esencialmente se cruza con los objetivos del capitalismo de matar a los pobres y no sacar a la gente de la pobreza porque sus objetivos incluían deshacerse del excedente de mano de obra. Esto no quiere decir que haya que oponerse totalmente al aborto y al control de la natalidad sobre la base de la autonomía de las mujeres. Sin embargo, impulsar la anticoncepción sobre la base de la economía maltusiana no sólo protege los beneficios de la clase capitalista, sino que también divide de hecho a las mujeres y los hombres proletarios sin hacer nada para aliviar la pobreza. Tampoco proporciona a las mujeres pobres y trabajadoras una amplia gama de opciones en términos de derechos reproductivos que también deberían incluir el cuidado infantil y la atención a la maternidad socializados, y no sólo el aborto o el control de la natalidad. No debería sorprender que la Fundación Gates y sus socios, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Warren Buffett y David Rockefeller no tengan ningún interés real en ayudar a los pobres del África subsahariana a acceder al agua potable, la educación, la sanidad pública universal y los alimentos. Por no hablar de que la Fundación Gates es, de hecho, uno de los principales financiadores del mundo de la sanidad privatizada en África Occidental y otras partes del Sur Global. A pesar de la bajísima densidad de población de África, con un África subsahariana de 50,762 personas por kilómetro cuadrado (Banco Mundial, 2018). A pesar de la muy baja densidad de población de África, con el África subsahariana asentada en 50,762 personas por kilómetro cuadrado (Banco Mundial, 2018). Comparativamente, esto significa que “en cada cien kilómetros cuadrados hay medio millón de personas en África, frente a bastante más de cuatro millones en Inglaterra”, como escribe Stephen Corry en un artículo de 2019. Corry también explica:

“El consumo” incluye obviamente mucho más que lo que la gente come, y quizás lo más importante es cuánta energía se necesita para producir sus alimentos, su vivienda, su transporte y todo lo demás que consumen. Esto no es sencillo. Por poner un ejemplo sencillo, alguien puede conducir un coche antiguo e ineficiente que utiliza mucho combustible contaminante, pero si lo mantiene durante décadas y nunca se desplaza muy lejos, puede consumir menos energía, y producir menos contaminación, que un coche eléctrico que se cambia con frecuencia por un modelo más nuevo. Se gasta la misma energía en fabricar un coche nuevo que en hacer funcionar uno viejo durante varios años, y la energía necesaria para propulsar ambos es, a grandes rasgos, la misma, tanto si el combustible procede de un depósito a bordo como si se extrae de una central eléctrica. Por supuesto, hay miles de variables, pero el punto básico es que cuanto más consumen las personas, más impacto tienen en el medio ambiente. No hay una buena forma de medirlo, pero para tener alguna idea podemos recurrir a la medida común de la riqueza, el Producto Interior Bruto (PIB)[10] Para decirlo de forma sencilla, las personas de países con un PIB alto probablemente, como hipótesis general, consuman comparativamente más que los que tienen un PIB bajo.

Aplicando esto a nuestro ejemplo del África subsahariana, encontramos que el PIB medio de un estadounidense es unas cuarenta veces mayor que el de un africano medio. Es cierto que la población africana crece rápidamente, pero está poco poblada y su consumo per cápita es muy bajo. Cualesquiera que sean sus aspiraciones, mucha gente de allí no se sube nunca a un avión ni viaja en coche particular, no adquiere una lavadora o un televisor nuevo cada dos años, no utiliza mucha electricidad ni combustibles fósiles y no suele tirar grandes cantidades de comida a diario.

La conclusión debe ser que si la superpoblación es un problema porque sobrecarga los recursos del mundo, entonces la primera y más eficiente forma de abordarlo no es en África, sino reduciendo el consumo en el Norte, que actualmente utiliza mucho más que su cuota de recursos. En segundo lugar, si las tasas de crecimiento de la población siguen disminuyendo cuando los niveles de vida aumentan, entonces la forma más fácil de abordarlo -dentro de África- sería probablemente detener la salida masiva de recursos del continente, y garantizar que una mayor parte de su vasta riqueza natural permanezca y comience a beneficiar equitativamente a sus propietarios naturales”.

Entonces, ¿por qué la absurda fijación y cosificación de África por parte de las ONG, como la Fundación Bill y Melinda Gates? La respuesta breve es que forma parte de la interminable lucha por África y sus vastos recursos por parte de las potencias coloniales, es decir, el imperialismo; la acusación de que sus pueblos tienen un “problema de superpoblación” es otro sinsentido. Más concretamente, si toda África se liberara del yugo del imperialismo y obtuviera la independencia, la nacionalización de la sanidad sería sin duda una de las principales prioridades para las naciones que aún no la tienen, lo que iría de la mano de permitir a África reponer de forma proactiva sus disminuidas poblaciones, reduciendo las tasas de mortalidad infantil y la transmisión de madre a hijo de enfermedades como el VIH/SIDA. Y, por supuesto, significaría un acceso garantizado a vacunas seguras, en contraposición a las promesas vacías de las ONG, o a las vacunas patentadas y sobrevaloradas de las empresas farmacéuticas privadas. También significaría que las ONGs depredadoras, incluida la Fundación Gates, que cumplen la voluntad del capital financiero, serían eliminadas. La Fundación Gates, Oxfam y otras ONG son un medio para que los capitalistas, dueños de los medios de producción, ejerzan el control sobre los monopolios y la riqueza del mundo. Con la fachada de “humanitarismo” y sentimientos elevados que parecen abrazar nociones de “libertad de elección”, los capitalistas son capaces de apalancar la deuda sobre las naciones africanas prestándoles dinero a tipos de interés irrazonablemente altos, desangrando el continente económicamente mientras Wall Street acumula más de la mitad de su riqueza y frena su desarrollo.

No hace falta decir que la ideología del libre mercado es antitética al desarrollo humano, ya que pone deliberadamente en peligro vidas humanas en todo el mundo en nombre de los beneficios. De hecho, tal es el credo del individualismo que da la ilusión de “libre elección” bajo el capitalismo, cuando en realidad esta mentalidad de “cada uno para sí mismo” deja a los trabajadores para decidir individualmente qué hacer a merced de los especuladores.

El pensamiento antihumano en el siglo XXI

“Ya estamos poniendo los cimientos de un nuevo edificio y nuestros hijos completarán su construcción.

Esa es la razón -la única razón- por la que somos incondicionalmente enemigos del neomalthusianismo, apto sólo para parejas pequeñoburguesas insensibles y egoístas, que susurran con voz asustada “Dios quiera que nos arreglemos de alguna manera por nosotros mismos. Tanto mejor si no tenemos hijos”.

-Vladimir Lenin

En el momento de escribir este artículo, los llamamientos a eliminar a los “comedores inútiles” se presentan en forma de llamamientos ingenuos, si no cínicos, a la “inmunidad de rebaño” como solución para hacer frente a la crisis del coronavirus (COVID-19). En este contexto, los “comedores inútiles” son los ancianos, los inmunodeprimidos y las personas con enfermedades debilitantes de larga duración, grupos que son los más vulnerables al virus. La mayoría de estos llamamientos a la “inmunidad de rebaño”, si no todos, abogan por ella sin una vacuna o un tratamiento adecuado. En marzo de la pandemia de COVID-19 de 2020, por ejemplo, el principal asesor científico del Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, Patrick Vallance, sugirió que “probablemente alrededor del 60%” de las personas tendrían que estar infectadas para lograr la “inmunidad de rebaño”, antes de que la administración finalmente aceptara tomar medidas de protección. La sugerencia fue criticada rotundamente por la comunidad científica en todo el mundo porque “no se depende del agente infeccioso tan mortal para crear una población inmune”, como dijo la viróloga de la Facultad de Medicina de Yale Akiko Iwasaki; en contra del pensamiento anticientífico de los libertarios de derecha, la “inmunidad de rebaño” se consigue normalmente con vacunas y no permitiendo que la población general se exponga a una infección generalizada. Esencialmente, estos llamamientos de los libertarios de derechas a la “inmunidad de rebaño” implican permitir que el nuevo Coronavirus -que es altamente infeccioso y mortal, y que no tiene una vacuna correspondiente hasta el momento- se salga de control y elimine y mate a grandes porciones de la población pobre y más vulnerable. Una vez más, vemos los ecos del movimiento eugenésico y de la “supervivencia del más fuerte” en primer plano. Coincidiendo con esto, algunos círculos financieros han sugerido que el mundo saldrá “más delgado y en forma” y “más productivo” una vez que la pandemia termine, esgrimiendo argumentos como: “Sin ánimo de exagerar, desde una perspectiva económica totalmente desinteresada, el COVID-19 podría incluso resultar ligeramente beneficioso a largo plazo al sacrificar desproporcionadamente a los ancianos dependientes”. “Tales sentimientos se hacen eco de uno de los argumentos de Malthus que insiste en que las plagas y enfermedades regulares (así como el hambre) son necesarias, inevitables y beneficiosas para hacer que las economías sean más productivas ya que, desde su punto de vista reaccionario, hay “demasiados” pobres “improductivos”. Sin embargo, el crecimiento de la productividad no tiene nada que ver con la “superpoblación” ni con que haya “demasiados comedores inútiles”, sino que depende del aumento de las fuerzas productivas y del progreso histórico y científico.

Es cierto que los ancianos, muchos de los cuales son trabajadores jubilados, así como los que tienen ciertas discapacidades que les impiden trabajar, son en su mayoría improductivos (pero es comprensible, dadas sus condiciones y circunstancias) a la hora de generar valor y beneficios para los capitalistas. Los capitalistas justifican el trato inhumano de estos grupos -que incluye que los servicios sanitarios y sociales específicamente destinados a ellos sean destripados por los fundamentalistas del libre mercado- porque no tienen mano de obra que vender y explotar. Esta es “la inmoralidad del economista llevada a su máxima expresión”, como la define Engels en su refutación de Malthus en “Esbozos de una crítica de la economía política”. Es en este contexto moderno en el que los ancianos, por ejemplo, están siendo sometidos a lo que Engels describió como la racionalización capitalista de tratarlos como si fueran una “población sobrante”, o una carga no deseada, y por lo tanto “no hay que hacer nada por ellos, excepto hacer que su muerte por inanición sea lo más fácil posible”, como dice la teoría social del maltusianismo. También es esencialmente el equivalente moderno a la idea teocrática hindú de las castas y el Tíbet de que los pobres y otros “indeseables” no pueden hacer nada, ni deben ser alentados a exigir una vida mejor, sino que aceptan su situación porque es simplemente el “orden natural” de las cosas. De hecho, tal es el enfoque de laissez-faire de la salud y la vida humana bajo el neoliberalismo.

La sanidad pública, dondequiera que esté disponible, es uno de los pocos servicios a los que los más pobres tienen realmente acceso a pesar de vivir bajo el neoliberalismo, además de las vacunas, que son baratas y eficaces, ya que son una forma de servicio sanitario preventivo moderno. Sin embargo, con los recortes en los servicios, un enfoque de laissez-faire cada vez más individualizado y las amenazas de privatización, está claro que la asistencia sanitaria se considera un privilegio más que un derecho universal bajo el neoliberalismo. Enmarcar la salud pública como una cuestión de elección individual está muy en consonancia con los deseos de las fuerzas sociales primitivistas y reaccionarias de mantener a las masas en la enfermedad, la pobreza y el analfabetismo. Convertir la sanidad pública en una apuesta -especialmente cuando los trabajadores envejecen y llegan a una etapa vulnerable de la vida- no sólo es sugerente de la indiferencia del capitalismo hacia la vida humana, sino que la normalización de las enfermedades mortales y el sufrimiento también contribuye a garantizar que la gente no tenga un lugar en la economía, que es la base subyacente de las teorías de Malthus. Los recortes y la privatización debilitan gravemente los servicios sanitarios, lo que afecta de forma desproporcionada a los pobres; también provoca más muertes innecesarias de trabajadores. La privatización de la sanidad tiene todo que ver con la maximización de los beneficios, y nada con la protección de vidas o el alivio del sufrimiento.

Mientras tanto, en los sistemas de salud altamente privatizados, la salud preventiva y la educación sanitaria son generalmente ignoradas debido a la desregulación y a los recortes de los servicios públicos . Uno de los síntomas de la enfermedad mucho más amplia de la sanidad privatizada es la desinformación y los constantes ataques a las vacunas, que tienden a ser fácilmente difundidos, si no directamente fomentados, por el muy ruidoso y multimillonario movimiento antivacunas, un movimiento que no es más que una de las consecuencias de la muy descuidada educación sanitaria pública. Pero lo que es más importante, lo que estamos viendo es el rechazo total de la ciencia, las ideas “deconstruccionistas” y la política de identidad, que son fundamentales para el posmodernismo liberal. La conservadora de línea dura e icono neoliberal, Margaret Thatcher, lo resumió cuando dijo infamemente que “no existe la sociedad. Hay hombres y mujeres individuales y hay familias. Y ningún gobierno puede hacer nada si no es a través de la gente, y la gente debe cuidar de sí misma primero”. En todo caso, dejar de lado a las masas para que “se ocupen primero de sí mismas” y animarlas a ver a los miembros enfermos de la sociedad como una carga y no como personas que necesitan ayuda, no es otra cosa que el máximo individualismo. Esto contrasta fuertemente con un sistema de salud pública socializado como el de la Unión Soviética, en el que “la salud del individuo [era] la preocupación de la sociedad en su conjunto” y en el que la prevención de las enfermedades era una parte importante del objetivo general de crear unas condiciones de vida y de trabajo en las que la enfermedad no fuera un hecho desenfrenado que amenazara las vidas humanas. También se alentaba y movilizaba activamente a los ciudadanos para que vieran la asistencia sanitaria como una responsabilidad colectiva y social para protegerse mutuamente de la enfermedad. En una sociedad socialista, con un sistema sanitario de carácter humanista, los trabajadores no se consideraban piezas fácilmente sustituibles cuando enfermaban o se lesionaban, ni eran una “población sobrante” cuando envejecían.

Cuando no son despedidos y sustituidos por la inteligencia artificial, ya debería estar muy claro que los trabajadores son sólo un medio para alcanzar los objetivos del capitalismo de obtener beneficios; y se hace aún más evidente cuando se vuelven “demasiado viejos” y “demasiado frágiles”, especialmente cuando llega la crisis. En una sociedad socialista, todas las personas físicamente capaces deben trabajar y se les debe garantizar un empleo pleno y satisfactorio. Sin embargo, esto no ocurre en un sistema capitalista que aleja a las personas de los medios de producción. Al estar los trabajadores dirigidos por el libre mercado, su trabajo no se utiliza para enriquecerse a sí mismos, ni a la sociedad en general. Además, bajo el capitalismo hay muchos casos en los que la ciencia no se utiliza de forma progresiva para analizar adecuadamente los problemas a los que se enfrenta la humanidad y desarrollar soluciones eficaces. Aunque no es más que una herramienta, la ciencia tiene el potencial de elevar a la humanidad y sanar la Tierra. Los capitalistas suelen afirmar que apoyan el desarrollo humano y el progreso científico y, sin embargo, no parecen tener reparos en permitir que el pensamiento primitivista y la pseudociencia impregnen la sociedad humana, obstaculizando así el progreso histórico. De ahí la omnipresencia de la teoría posmodernista, que inhabilita la toma de conciencia colectiva de clase y distorsiona la realidad material.

Irónicamente, a pesar de la tendencia de los teóricos postmodernistas a reducir el concepto de fascismo a palabras de moda sin sentido como “totalitarismo”, o a meras actitudes culturales como actos de “represión”, censura su admiración cosmopolita por el primitivismo coincide no sólo con la admiración de los nazis por el sistema de castas hindú y el feudalismo tibetano, sino también con el ideólogo fascista italiano Julius Evola, que abogaba por una “rebelión contra el mundo moderno”. Cuando Evola hablaba de la “naturaleza demoníaca de la economía”, al igual que muchos de sus contemporáneos de la extrema derecha europea, defendía las civilizaciones anticuadas por su capacidad de mantener la “estabilidad” en medio de la hambruna empobreciendo a sus poblaciones mediante la fuerza bruta. Como dice R. Palme Dutt en su libro Fascismo y revolución social:

“Lo que habla aquí por boca de los fascistas no es otra cosa que la típica glorificación parasitaria decadente de la sangre y del hombre de las cavernas (ya visible en sus primeros signos en los inválidos Nietzsche, Carlyle y otros tipos enfermos, o más tarde representada en los Ethel M. Dells y Hemingways de la literatura). El fascismo, en su ideología, no es más que la continuación de la decadencia finisecular hasta su necesario desenlace en la sed de sangre y la barbarie. Todo esto no es más que el estertor de la civilización burguesa moribunda”. (152)

Por ello, es muy importante que un movimiento socialista recuerde sus raíces científicas y humanistas “[Contra] todo ese pesimismo, la decadencia, el deterioro y la suciedad, los destinos trágicos, la autoheroización la idolatría de la muerte, los retornos a lo primitivo, el misticismo, el espiritualismo y la corrupción” (Dutt, 152) para poder avanzar de verdad y resolver los problemas. La deconstrucción y la reducción de la población humana mundial, por el contrario, no es más que un burdo moralismo pequeñoburgués que no comprende la esencia económica del sufrimiento o la explotación.

Bibliografia

Anderson, Tim (2020, May 22). How the Pandemic Defrocked Hegemonic Neoliberalism. American Herald Tribune. Retrieved from: https://ahtribune.ca/world/covid-19/4181-pandemic-defrocked-hegemonic-neoliberalism.html

Anderson, Tim (2020, August 6). Myths of the Pandemic Deniers. American Herald Tribune. Retrieved from: https://ahtribune.ca/world/covid-19/4331-pandemic-deniers.html

BBC (2011, August 18). Chile recognises 9,800 more victims of Pinochet’s rule. BBC News. Retrieved from: https://www.bbc.com/news/world-latin-america-14584095

Black, Edwin (2003, November 9). Eugenics and the Nazis — the California connection. SFGate. Retrieved from: https://www.sfgate.com/opinion/article/Eugenics-and-the-Nazis-the-California-2549771.php

C, Sohini (2019, April 12). Churchill’s real Darkest Hour: new evidence confirms British leader’s role in murdering 3 million Bengalis. South China Morning Post. Retrieved from: https://www.scmp.com/week-asia/opinion/article/3005838/churchills-real-darkest-hour-new-evidence-confirms-british

Corry, Stephen (2019, July 11). Too Many Africans? Counterpunchhttps://www.counterpunch.org/2019/07/11/too-many-africans/

Curtis, Mark (2016, June). Gated Development: Is the Gates Foundation always a force for good? Global Justice NOW. Retrieved from: https://mronline.org/wp-content/uploads/2018/03/gjn_gates_report_june_2016_web_final_version_2.pdf

Darby, Luke (2019, September 13). How the U.S. Military Churns Out More Greenhouse Gas Emissions Than Entire Countries. GQ. Retrieved from: https://www.gq.com/story/military-climate-change-cycle

Dellinger, A.J. (2019. June 26). The U.S. military’s greenhouse gas emissions are higher than most countries. Mic. Retrieved from: https://www.mic.com/p/the-us-militarys-greenhouse-gas-emissions-are-higher-than-most-countries-18146960

Dowdy, David (2020, May). Early Herd Immunity against COVID-19: A Dangerous Misconception. John Hopkins University & Medicine. Retrieved from: https://coronavirus.jhu.edu/from-our-experts/early-herd-immunity-against-covid-19-a-dangerous-misconception

Dutt, R. Palme (1976). Fascism and Social Revolution: A Study of the economics and Politics of the Extreme Stages of Capitalism in Decay. Chicago: Proletarian Publishers.

Engels, Friedrich (1996). Outlines of a Critique of Political Economy. Deutsch-Französische Jahrbücher. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in October and November 1843). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1844/df-jahrbucher/outlines.htm

Engels, Friedrich (1999). Engels to August Bebel In Zwickau. Critique of the Gotha Programme. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1911). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1875/letters/75_03_18.htm

Engels, Friedrich (2000). The Formation of the State among Germans. The Origin of the Family, Private Property and the State. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1884). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1884/origin-family/ch08.htm

Engels, Friedrich (2010). Engels to Nikolai Danielson: In St. Petersburg. Marx and Engels Collected Works, Volume 50 : Letters 1892-1895, p. 412. United Kingdom: Lawrence & Wishart.

Feldman, Amy (2020, March 19). Meet the Italian Engineers 3D-Printing Respirator Parts for Free to Help Keep Coronavirus Patients Alive. Forbes. Retrieved from: https://www.forbes.com/sites/amyfeldman/2020/03/19/talking-with-the-italian-engineers-who-3d-printed-respirator-parts-for-hospitals-with-coronavirus-patients-for-free/#7381086d78f1

Ganti, Akhilesh (2019, October 15). Chicago School of Economics. Investopedia. Retrieved from: https://www.investopedia.com/terms/c/chicago_school.asp

Goldberg, Michelle (2012, May 7). Melinda Gates’ New Crusade: Investing Billions in Women’s Health. Newsweek. Retrieved from: https://www.newsweek.com/melinda-gates-new-crusade-investing-billions-womens-health-64965

Gowans, Stephen (2008, May 4). William Blum: Neo-Malthusian. What’s Left. Retrieved from: https://gowans.blog/2008/05/04/william-blum-neo-malthusian/

Gowans, Stephen (2009, July 17). Obama’s Africa Speech: Lies, Hypocrisy, and a Prescription for Continued African Dependence. What’s Left. Retrieved from: https://gowans.blog/2009/07/17/obama%e2%80%99s-africa-speech-lies-hypocrisy-and-a-prescription-for-continued-african-dependence/

Haiphong, Danny (2017, March 27). The United States: Sanctuary for Billionaires. American Herald Tribune. Retrieved from: https://ahtribune.ca/us/1575-us-billionaires.html

Haiphong, Danny (2020, July 8). Beware of Right Deviations That Have Emerged from the Three-Headed Crisis of US Imperialism. Black Agenda Report. Retrieved from: https://blackagendareport.com/beware-right-deviations-have-emerged-three-headed-crisis-us-imperialism

International Business (n.d.). Which Corporations Control the World? International Business Degree Guide. Retrieved from: https://www.internationalbusinessguide.org/corporations/

Kihss, Peter (1979, July 10). Gifts of John D. Rockefeller 3d Totaled $94 Million Over His Lifetime. The New York Times. Retrieved from: https://www.nytimes.com/1979/07/10/archives/gifts-of-john-d-rockefeller-3d-totaled-94-million-over-his-lifetime.html

Klein, Naomi (2007). The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism, 49-97. New York: Metropolitan Books/Henry Holt.

Lalkar writers (2019, September 20). The persecution of Latinos in the USA. The Communists – Communist Party of Great Britain (Marxist-Leninist). Retrieved from: http://www.cpgb-ml.org/2019/09/20/news/persecution-latinos-usa-racism-immigration/

Lavin, Deborah (27, March 2014). Early feminism, bourgeois and proletarian [Video file]. Retrieved from: https://youtu.be/sB6oRvLy5tw

Lenin, Vladimir Ilyich (1977). The Working Class and NeoMalthusianism. Lenin Collected Works. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1913). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/lenin/works/1913/jun/29.htm

Lenin, Vladimir Ilyich (2005). Imperialism, the Highest Stage of Capitalism. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1916). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/lenin/works/1916/imp-hsc/

Levich, Jacob (2019, April 26). Bill Gates and the Myth of Overpopulation. Medium. Retrieved from: https://medium.com/@jacob.levich/bill-gates-and-the-myth-of-overpopulation-ca3b1d89680

Malthus, Thomas (1798). An Essay on the Principle of Population. Retrieved from: https://www.marxists.org/reference/subject/economics/malthus/index.htm

Marx, Eleanor (1976). Working-Women vs. Bourgeois Feminism. Marxist Women versus Bourgeois Feminism. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1892). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/draper/1976/women/5-emarx.html

Marx, Karl (1865). On Proudhon. The International Workingmen’s Association (The First International): Documents and Writings 1864 – 1874. Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1865/letters/65_01_24.htm

Marx, Karl (1996). Comments on James Mill, Éléments D’économie Politique. Deutsch-Französische Jahrbücher. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1932). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1844/james-mill/

Marx, Karl (1999). Capital: Volume 1, Ch. 25. [Marxists Internet Archive version]. (Original work published in 1867). Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1867-c1/ch25.htm

Maupin, Caleb (2017, August 24). Wall Street Primitivism: Nicaragua, China, The Middle East & Charlottesville. New Eastern Outlook. Retrieved from: https://journal-neo.org/2017/08/24/wall-street-primitivism-nicaragua-china-the-middle-east-charlottesville/

Maupin, Caleb (2018, December 3). What is Neoliberalism? Everything you need to know… [Video file]. Retrieved from: https://youtu.be/_g9B4o7Yx-Y

Maupin, Caleb (2019). City Builders and Vandals In Our Age: Articles and Essays on Socialism. Denver: REVOLUTIONAIR.

Maupin, Caleb (2019, December 18). Food Stamp Cuts – Western Capitalism & “Useless Eaters”. New Eastern Outlook. Retrieved from: https://journal-neo.org/2019/12/18/food-stamp-cuts-western-capitalism-useless-eaters/

Miller, Anna Medaris (2020, August 18). WHO: ‘We are nowhere close’ to having the herd immunity needed to stop the coronavirus. Business Insider. Retrieved from: https://www.businessinsider.com/who-we-are-nowhere-close-to-herd-immunity-needed-coronavirus-2020-8

Mole, Beth (2019, November 14). Robert F. Kennedy Jr. is the single leading source of anti-vax ads on Facebook. Ars Technica. Retrieved from: https://arstechnica.com/science/2019/11/robert-f-kennedy-jr-is-the-single-leading-source-of-anti-vax-ads-on-facebook/

Nazi Party (1938). 60,000 Reichsmark is what this person suffering from a hereditary defect costs the People’s community during his lifetime. Fellow citizen, that is your money too. Read ‘[A] New People’, the monthly magazine of the Bureau for Race Politics of the NSDAP (poster). Germany: German government and Deutsches Historisches Museum. Retrieved from: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:EuthanasiePropaganda.jpg

Sir Arthur Newsholme, & Kingsbury, J.A. (1933). Red Medicine: Socialized Health in Soviet Russia [Marxist Internet Archive version]. Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/newsholme/1933/red-medicine/index.htm

O’Brien, Daniel (2019, May 8). Winston Churchill: hero or monster? The Communists – Communist Party of Great Britain (Marxist-Leninist). Retrieved from: https://thecommunists.org/2019/05/08/tv/winston-churchill-hero-or-monster/

OER Services (n.d.) The Caste System. World Civilization. Retrieved from: https://courses.lumenlearning.com/suny-hccc-worldcivilization/chapter/the-caste-system/

Oldfield, Philip (2015, July 2). Diverse parental genes lead to taller, smarter children, finds extensive study. The Guardian. Retrieved from: https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2015/jul/02/diverse-parental-genes-lead-to-taller-smarter-children-says-extensive-study

Parenti, Michael (2007, January). Friendly Feudalism: The Tibet Myth. Michael Parenti political archive. Retrieved from: http://www.michaelparenti.org/Tibet.html

Parenti, Michael (2014, February 18). 85 Billionaires and the Better Half. Common Dreams. Retrieved from: https://www.commondreams.org/views/2014/02/18/85-billionaires-and-better-half

PBS (n.d.) The Ludlow Massacre. American Experience. Retrieved from: https://www.pbs.org/wgbh/americanexperience/features/rockefellers-ludlow/

Proletarian (2006, August). End in sight for National Health Service. Proletarian, (13). Retrieved from: https://archive.cpgb-ml.org/index.php?secName=proletarian&subName=display&art=215

Proletarian writers (2020, March 27). Britain’s response to Covid-19 pt 1: ‘Take it on the chin’. The Communists – Communist Party of Great Britain (Marxist-Leninist). Retrieved from: https://thecommunists.org/2020/03/27/news/britain-response-covid-19-part-1-take-it-on-the-chin/

Roberts, Joe (2020, March 11). Telegraph journalist says coronavirus ‘cull’ of elderly could benefit economy. Metro. Retrieved from: https://metro.co.uk/2020/03/11/telegraph-journalist-says-coronavirus-cull-elderly-benefit-economy-12383907/

Roberts, Michael (2019, July 1). The G20 and the cold war in technology. Michael Roberts Blog: Blogging From a Marxist Economist. Retrieved from: https://thenextrecession.wordpress.com/2019/07/01/the-g20-and-the-cold-war-in-technology/

Roberts, Michael (2020, March 15). It was the virus that did it. Michael Roberts Blog: Blogging From a Marxist Economist. Retrieved from: https://thenextrecession.wordpress.com/2020/03/15/it-was-the-virus-that-did-it/

Roberts, Michael, (2020, April 20). COVID-19 and containment. Michael Roberts Blog: Blogging From a Marxist Economist. Retrieved from: https://thenextrecession.wordpress.com/2020/04/20/covid-19-and-containment/

RT (2019, January 18). Anti-vax movement among TOP THREATS to global health, with HIV & Ebola, WHO says. RT. Retrieved from: https://www.rt.com/news/449147-who-vaccination-global-trend/

Rule, Carlos (2017, January 18). Health in the USSR [Transcript]. The Stalin Society. Retrieved from: https://stalinsocietygb.wordpress.com/2017/01/18/health-in-the-ussr/.

Sankara, Thomas (n.d.). Imperialism is the Arsonist of our Forests and Savannas [Transcript]. Anti-Imperialism.org. Retrieved from: https://anti-imperialism.org/2018/02/26/thomas-sankara-imperialism-is-the-arsonist-of-our-forests-and-savannas/

StationGossip (2020, March). Medical company threatens to sue volunteers that 3D-printed valves for life-saving coronavirus treatments – The valve typically costs about $11,000 — the volunteers made them for about $1. StationGossip. Retrieved from: http://www.stationgossip.com/2020/03/medical-company-threatens-to-sue.html

Thatcher, Margaret (2013, April 8). Margaret Thatcher: a life in quotes. The Guardian. Retrieved from: https://www.theguardian.com/politics/2013/apr/08/margaret-thatcher-quotes

Unruhe, Jason (2020, February 19). Richard Dawkins Foundation for Science and Eugenics [Video file]. Retrieved from: https://youtu.be/K0Q7hVDdGqQ

Velina, Janelle (2019, January 9). The Global Hegemony of the U.S. Dollar, a Brief History. LLCO.org. Retrieved from: https://llco.org/the-global-hegemony-of-the-u-s-dollar-a-brief-history/

Velina, Janelle (2019, March 30). Afghanistan, the Forgotten Proxy War. LLCO.org. Retrieved from: https://llco.org/afghanistan-the-forgotten-proxy-war/

Velina, Janelle (2019, August 24). “Peace” at Home on the Western Front, Exporting Terrorism Abroad: Social Antagonisms and the Contradictions of Capitalism. LLCO.org. Retrieved from: https://llco.org/peace-at-home-on-the-western-front-exporting-terrorism-abroad-social-antagonisms-and-the-contradictions-of-capitalism/

Vltchek, Andre (2018, August 29). European holocaust had roots in Africa, now Namibia is suing Germany. The Communists – Communist Party of Great Britain (Marxist-Leninist). Retrieved from: https://thecommunists.org/2018/08/29/news/european-holocaust-had-roots-in-africa-now-namibia-is-suing-germany/

World Bank Group (2018). Population density (people per sq. km of land area) – United Kingdom, United States, Sub-Saharan Africa. The World Bank. Retrieved from: https://data.worldbank.org/indicator/EN.POP.DNST?locations=GB-US-ZG

World Bank Group (2019). Population growth (annual %). The World Bank. Retrieved from: https://data.worldbank.org/indicator/SP.POP.GROW

Yong, Ed (2020, March 16). The U.K.’s Coronavirus ‘Herd Immunity’ Debacle. The Atlantic. Retrieved from: https://www.theatlantic.com/health/archive/2020/03/coronavirus-pandemic-herd-immunity-uk-boris-johnson/608065/

York, Geoffrey (2012, October 21). Memories of genocide at the hands of Germany fuels radicalism in Namibia. The Globe and Mail. Retrieved from: https://www.theglobeandmail.com/news/world/memories-of-genocide-at-the-hands-of-germany-fuels-radicalism-in-namibia/article4627436/