Revisando el Feminismo Socialista

Klaus Markstein
13 de octubre de 2021
LLCO.org

I. Teoría

El capitalismo y la opresión de la mujer

Con todas las teorías modernas sobre la opresión de la mujer que circulan hoy en día, es cada vez más necesario destacar cómo el capitalismo es realmente el culpable de esta opresión. La teoría socialista puede explicar con precisión las razones de ello.

Las mujeres no podrían considerarse un grupo oprimido, si no hubiera otro grupo que las oprimiera. Ese otro grupo son los hombres. La opresión de las mujeres se define, por tanto, por su relación con los hombres. Esta relación puede observarse e investigarse mirando a la familia.

Friedrich Engels dio una explicación detallada de cómo la familia ha cambiado a medida que las condiciones materiales cambiaban a lo largo de la historia de la humanidad. En este artículo, nos limitaremos a una visión general muy compacta que permita al lector comprender la teoría y los argumentos que se construirán sobre ella. La teoría de esta primera sección se refiere a la situación específica contemporánea a Friedrich Engels.

Las primeras formas de comunidades humanas fueron las sociedades de cazadores-recolectores de la prehistoria. Conocían las diferencias entre hombres y mujeres debido a las diferencias biológicas inherentes a los sexos. Las mujeres embarazadas y las que tenían hijos que necesitaban cuidados no podían participar en la caza y tenían que obtener los alimentos de una forma más “pacífica”. Pero hay que tener en cuenta que no había una división natural del trabajo en los cazadores y las recolectoras. Las formas específicas en que se dividía el trabajo entre los sexos era siempre un subproducto del contexto específico en el que vivían las respectivas sociedades.

Cuando los humanos se volvieron sedentarios, comenzaron a tener rebaños de ganado. Esto significó un enorme crecimiento de la riqueza. Los escasos recursos que antes poseía una tribu pasaron a ser propiedad compartida de todos sus miembros. Es el llamado “comunismo primitivo”. Este repentino aumento de la riqueza hizo posible una nueva forma de propiedad, es decir, la propiedad privada. Los rebaños antes mencionados solían ser propiedad de los hombres porque existía una separación natural en las labores domésticas y no domésticas. La esfera doméstica era normalmente el reino de las mujeres. Ellas tenían pleno dominio sobre el mismo. Los hombres, en cambio, solían ser los dueños de los rebaños porque eran los responsables de la esfera no doméstica. Además, la tenencia de ganado posibilitaba la propiedad de esclavos porque los seres humanos tenían ahora comida más que suficiente. Cuando aún eran cazadores y recolectores, era imposible asegurar los medios de subsistencia de los esclavos, además de los propios. Los enemigos derrotados eran asesinados o integrados en la propia comunidad. Los esclavos recién adquiridos también eran propiedad de los hombres porque mantenerlos estaba relacionado con el mantenimiento del ganado, ya que eran necesarios principalmente para cuidar los rebaños.

Por lo tanto, un hombre tenía una cantidad considerable de propiedades privadas que le gustaría legar a, comprensiblemente, sus hijos. No quería que su propiedad se dividiera entre una multitud de personas y se dispersara. Al fin y al cabo, había pasado toda su vida acumulando esta propiedad por el bien de su familia y quería que sus hijos se beneficiaran de este trabajo. Pero en aquel entonces, eso no era posible. La humanidad proviene de un estado en el que todos podían tener relaciones sexuales con cualquier otra persona. Las únicas relaciones familiares que se conocían con seguridad eran las de una madre con sus hijos. Nadie podía decir con seguridad quién era el padre. Cuando los humanos empezaron a criar ganado, ya existían formas primitivas de matrimonio, pero en ese momento todavía estaba muy lejos del matrimonio institucionalizado, monógamo e individual que conocemos hoy en día. Por lo tanto, un niño no podía heredar de su padre. ¿Quién sabía si era realmente el padre o no? Cuando un hombre moría, sus bienes se entregaban a sus parientes consanguíneos más cercanos por parte de la madre. Podía ser, por ejemplo, su hermano o su sobrino. Sus hijos pertenecían a otra línea de descendencia femenina y, por tanto, no entraban en consideración como herederos. Los hombres, si querían que sus hijos heredaran sus bienes, debían asegurarse de que existiera una forma de matrimonio que permitiera asignar claramente la paternidad. Y esta forma se convirtió en nuestro conocido matrimonio monógamo e individual. Históricamente hablando, es más que evidente que el matrimonio monógamo e individual es una institución que refleja los intereses masculinos. El adulterio de un hombre fue y suele ser tolerado como un pecadillo, mientras que la prostitución femenina florece incluso hasta nuestros días. La infidelidad femenina, en cambio, fue hipócritamente condenada al ostracismo por la sociedad a lo largo de la historia moderna.

Podemos ver que el ideal burgués del matrimonio es una institución fundamentalmente sexista. No tiene nada que ver con el amor romántico por dos razones. En primer lugar, sirve principalmente para mantener y aumentar la propiedad privada. En segundo lugar, a menudo se sigue permitiendo tácitamente a los hombres mantener relaciones sexuales con más de una mujer, lo que les permite satisfacer sus necesidades emocionales fuera del matrimonio. Además, los prejuicios patriarcales contra las mujeres sirven de justificación para que sus maridos las encierren en el hogar, de modo que puedan ser controladas más fácilmente. Más adelante se explicará cómo es el matrimonio individual monógamo en el proletariado.

Sin embargo, la llegada del capitalismo introdujo una gran proporción de mujeres en la fuerza de trabajo y las hizo ser explotadas junto a sus maridos. Por lo tanto, ¿el capitalismo no rompió las condiciones tradicionales? La respuesta es tanto sí como no. Las mujeres proletarias eran mucho más independientes que sus homólogas burguesas. También ellas se ocupan ahora de sus familias en la esfera no doméstica. Pero la opresión y los prejuicios no desaparecieron sólo por ese hecho. Al contrario, los capitalistas aprovecharon los prejuicios de que las mujeres eran más débiles o rendían peor para pagarles menos y reducir los costes laborales. Al mismo tiempo, presionaban a los trabajadores masculinos. Si exigían mayores salarios o mejores condiciones de trabajo, por ejemplo, los capitalistas podían amenazarlos con sustituirlos por mujeres peor pagadas. Como vemos, la percepción discriminatoria de las mujeres es continuada y promovida por los capitalistas para su beneficio. Del mismo modo, el trabajo infantil se utiliza como palanca para reducir los salarios de las mujeres. Pero, ¿el capitalismo bajó al menos la carga de trabajo de un trabajador individual? Esto parecería lógico, teniendo en cuenta el hecho de que, de repente, casi el doble de personas se dedicaban al trabajo social. Sin embargo, la respuesta es claramente “no”. Dado que la rivalidad entre trabajadores y trabajadoras es exacerbada por los capitalistas para obtener más ganacias, las condiciones del proletariado y su explotación en realidad empeoraron. Para aliviar verdaderamente a los trabajadores, el afán de lucro debe desaparecer de la producción, y eso sólo es posible en el socialismo.

Ahora bien, ¿qué pasa con el matrimonio proletario? Recordemos que el matrimonio individual monógamo sólo sirve para mantener la propiedad privada; no tiene nada que ver con el amor. Pero el proletariado no posee propiedad privada. Por esta razón, el matrimonio proletario puede ser el más cercano al ideal de un matrimonio amoroso.

El socialismo y la liberación de la mujer

En el socialismo, la fuerza de trabajo de cada individuo se utiliza para aumentar la riqueza de la sociedad. Los trabajadores ya no compiten entre sí ni con las innovaciones tecnológicas. Además, sólo trabajan en profesiones que realmente benefician a la sociedad. Los trabajos improductivos que sólo sirven para maximizar las ganancias capitalistas (por ejemplo, la industria publicitaria) ya no existirán. Si la fuerza de trabajo aumenta o si hay una innovación tecnológica, entonces esto acortará el tiempo de trabajo socialmente necesario y resultará en el alivio de todos los trabajadores. Ya no habrá razón para prolongar artificialmente la jornada laboral. Es la codicia de la ganancia de la clase capitalista la única que hace que se prolongue la jornada laboral, o que se aumente la intensidad del trabajo, o que se pague a los trabajadores lo mínimo posible. Esto afecta tanto a los trabajadores como a las trabajadoras. Por lo tanto, tienen intereses compartidos que son contradictorios con los intereses de la clase capitalista.

En el capitalismo, los trabajadores no tienen derechos, independientemente de que sean hombres o mujeres, porque los derechos dependen de la distribución de la propiedad. Sólo los que tienen dinero tienen derechos. Por lo tanto, exigir plenos derechos para las mujeres no tiene sentido mientras se exija en un sistema capitalista. Sólo bajo el socialismo las personas obtendrán sus plenos derechos.

En el camino, las mujeres se sacudirán los prejuicios discriminatorios que surgieron del matrimonio individual monógamo y que son promovidos por la clase capitalista. ¿Cómo lo lograrán exactamente? Sencillamente, luchando al lado de sus compañeros varones, luchando con ellos en las organizaciones socialistas; exigiendo a sus hermanos de armas nada menos que el catálogo completo de derechos y deberes iguales, solidaridad y responsabilidad iguales, ganancias y sacrificios iguales.

La verdadera liberación de la mujer en el socialismo tiene dos condiciones previas. En primer lugar, todas las mujeres capaces de trabajar tienen que integrarse en la industria pública. En segundo lugar, la familia nuclear debe dejar de ser la unidad económica de la sociedad. Esto se logrará en el socialismo porque la tarea originalmente doméstica de criar a los hijos se convertirá en una tarea pública. Ahora es una tarea de toda la sociedad. Cada niño tendrá el mismo derecho a recibir educación y cuidados.

El matrimonio individual burgués es también la piedra angular de la prostitución. Sólo porque a los hombres se les permitía de facto tener aventuras, existía una demanda de prostitución que era atendida por mujeres en condiciones de vida económicamente precarias. Cuando desaparezca la doble moral burguesa y las precarias condiciones de vida de las mujeres proletarias, también desaparecerá en gran medida la prostitución. No es que las mujeres burguesas no fueran conscientes de las infidelidades de sus maridos, sino que en su mayoría no podían hacer nada al respecto porque dependían económicamente de sus maridos. Sólo con una completa independencia económica entre los sexos (es decir, en el socialismo), puede haber matrimonios verdaderamente impulsados por el amor. Este matrimonio por amor socialista consiste en dos parejas con los mismos derechos y se caracteriza por el hecho de que ambas partes pueden divorciarse por igual y fácilmente. Porque, ¿por qué no se van a poder disolver los matrimonios en caso de que no tengan amor?

II. Teoría tercermundista

El mundo no presenta un panorama coherente en lo que respecta a la situación de las mujeres. La primera distinción que debemos hacer es entre el llamado Primer Mundo y el llamado Tercer Mundo. El Tercer Mundo está siendo explotado por las potencias imperialistas. La población del núcleo imperialista (es decir, los países ricos y occidentales que dominan el mundo económica y militarmente) está siendo tranquilizada. Estas cosas también se hacen sentir en cuanto a la situación de las mujeres. La LLCO escribió en un artículo:

“En el Primer Mundo, el género no está vinculado como antes a la biología. Debido al alto nivel de vida que han hecho posible el imperialismo y los avances tecnológicos, las mujeres del Primer Mundo están cada vez menos confinadas a los roles sociales y reproductivos tradicionales. En el Primer Mundo, las mujeres ya no están atrapadas en la cocina, descalzas y embarazadas. Las mujeres del Primer Mundo tienen acceso a un alto grado de opciones de vida que no están estrictamente limitadas por la reproducción. Por ello, las desigualdades entre los hombres y las mujeres del Primer Mundo no deben confundirse con la opresión tradicional-patriarcal centrada en la biología y la reproducción. Más bien, estas desigualdades restantes deben considerarse un efecto residual de la opresión tradicional-patriarcal. Es probable que, con el tiempo, estos ecos de la opresión tradicional sean menos pronunciados en el Primer Mundo.”

El fin de la opresión tradicional-patriarcal para la mayoría de las mujeres del Primer Mundo ha sido posible gracias a las enormes concentraciones de riqueza que el imperialismo ha generado para el Primer Mundo a costa del Tercer Mundo. Las mujeres del Primer Mundo han adquirido la capacidad de entrar en la economía y ganar super salarios. Esto da a las mujeres del Primer Mundo la opción de salir del papel tradicional en el que la supervivencia de la mujer depende de su marido como asalariado. Las mujeres del Primer Mundo tienen la opción de vivir de forma independiente, sin una pareja masculina. Así, las mujeres del Primer Mundo se liberan de la opresión tradicional relacionada con su papel en la reproducción, es decir, la maternidad. También se ha hecho posible su liberación de las concepciones tradicionales de la sexualidad centradas en el hombre. Las mujeres del Primer Mundo tienen acceso a un mayor abanico de opciones vitales. Las mujeres del Primer Mundo pueden ganar super salarios de explotador junto a los hombres del Primer Mundo. Las mujeres del Primer Mundo pueden participar del botín del imperialismo en una base cada vez más igualitaria con los hombres del Primer Mundo”.

Se impide que el núcleo imperialista haga la revolución sobornándolo con condiciones de vida seguras y todo tipo de comodidades. Gran parte de la explotación se ha externalizado al Tercer Mundo. Por lo tanto, ya no es necesario mantener las narrativas sexistas que justifican el pago de salarios más bajos a las mujeres que a los hombres. En plena consonancia con la autoimagen de un Estado liberal ideal, las mujeres pueden disfrutar de la misma movilidad social que los hombres. Por tanto, es cierto que la opresión ya no está determinada por los aspectos económicos de la reproducción. Si seguimos la teoría de Friedrich Engels, vemos que la asimilación económica de los hombres y las mujeres del Primer Mundo ha conducido a una desaparición gradual de la opresión basada en el género. Las mujeres ya no dependen de los hombres. Lo que queda son los residuos de la sociedad patriarcal. Por supuesto, esto no significa que las mujeres del Primer Mundo experimenten una verdadera igualdad. Pero las potencias imperialistas que sobornan a los trabajadores del Primer Mundo hacen que la opresión sea menos pronunciada y diferente. Y aunque la opresión patriarcal de las mujeres puede ser menos pronunciada con el tiempo, bajo el capitalismo nunca desaparecerá por completo, ni siquiera en el Occidente rico. Seguirá existiendo de forma comercializada, junto a nuevas formas de opresión.

¿Y qué hay del Tercer Mundo? En el mismo artículo, dice:

“La creciente igualdad entre los sexos en el Primer Mundo es un resultado del sistema mundial capitalista-imperialista. Una gran parte del mantenimiento del sistema global de opresión es la fusión de varios aspectos del feudalismo y el capitalismo en algunas partes del Tercer Mundo. Las mujeres del Tercer Mundo son algunas de las mayores víctimas del sistema capitalista-imperialista. Suelen estar atrapadas en la opresión tradicional y feudalista en las sociedades agrarias. En las zonas industrializadas, son las más explotadas, ya que trabajan más horas y con salarios más bajos que sus homólogos masculinos. Se encuentran cada vez más esclavizadas, a menudo por la industria sexual mundial. La situación de las mujeres del Tercer Mundo está en función, entre otras cosas, de su opresión de género. Y la opresión de género en el Tercer Mundo ayuda al sistema imperial que canaliza la riqueza del Tercer al Primer Mundo. La opresión de género en el Tercer Mundo apuntala la igualdad de género en el Primer Mundo”.

Este análisis coincide de nuevo perfectamente con la teoría de Engels. El Tercer Mundo se mantiene conscientemente subdesarrollado. No tiene naciones industriales altamente desarrolladas. Hay zonas industrializadas en las que la opresión de las mujeres es menos pronunciada porque forman parte de la fuerza de trabajo. Pero aún así se les paga menos que a sus colegas masculinos para maximizar las ganancias. Ni que decir tiene que siguen sufriendo el eco de la opresión patriarcal; de hecho, mucho más que las mujeres del Primer Mundo. En las zonas rurales, las mujeres suelen estar ligadas a la esfera doméstica. Allí están oprimidas porque los hombres las privan de sus derechos tal y como los conocemos de los modos de producción precapitalistas. En ambos casos, la situación de las mujeres en el Tercer Mundo es objetivamente peor que en el Primer Mundo.

III. Mentiras imperialistas

En este momento tenemos todas las herramientas teóricas necesarias para analizar la situación de las mujeres en función de las condiciones económicas. Un análisis correcto llevará siempre a la conclusión de que es el capitalismo el que impide una verdadera igualdad de derechos para las mujeres. Esto es cierto para todas las mujeres de la Tierra, tanto si viven en el Primer como en el Tercer Mundo. Una toma de conciencia generalizada de este hecho supondría una verdadera amenaza para el sistema capitalista. Por esta razón, los capitalistas emplean muchos esfuerzos para difuminar la realidad de las relaciones de clase. Ofuscan el hecho de que el capitalismo es el verdadero problema inventando nuevos culpables. Esto no sólo ocurre con el sexismo, sino también con el racismo.

Un ejemplo histórico anterior de esta práctica ocurrió durante la Guerra Fría, cuando la CIA intentó debilitar a la izquierda occidental. En aquella época, mucha más gente en Occidente era socialista y simpatizaba con la Unión Soviética. A través de diversas instituciones, como el Congreso para la Libertad de la Cultura, la CIA promovió específicamente a artistas e intelectuales de izquierdas que presentaban una “visión alternativa” de la política. Esta visión, a menudo de tendencia trotskista, era muy crítica con la Unión Soviética, oscurecía el carácter de clase de los acontecimientos políticos y, con el tiempo, domesticaba a muchos movimientos de izquierda. Pero ese es sólo uno de los muchos ejemplos de cómo las agencias de inteligencia influyen en el discurso de las organizaciones progresistas a su favor. Puedes leer más sobre este tema en el artículo de la LLCO, “Derrocar el tercermundismo vulgar: Un enfoque internacionalista práctico de la revolución”.

Ahora bien, ¿qué efecto tuvieron estas operaciones en el movimiento por los derechos de la mujer? Es sencillo: la narrativa “alternativa” ya no afirma que hay que derrocar el capitalismo para lograr una verdadera igualdad de género, sino que sólo los hombres son la razón de la opresión de las mujeres. Por lo tanto, todas las mujeres podrían unirse sobre la base de su feminidad para actuar contra este mal real. En realidad, esto sólo provoca la división entre los explotados y anima a las mujeres proletarias a unirse con las capitalistas. Los capitalistas hacen que los trabajadores se enfrenten entre sí, mientras ellos siguen obteniendo sus ganancias sin que nadie piense siquiera en tocar sus privilegios.

Además, esta narrativa ignora por completo el hecho de que las mujeres burguesas del Primer Mundo se benefician de la explotación de las mujeres del Tercer Mundo. Aunque es difícil identificar a los propietarios de las empresas porno, es probable que haya muchas mujeres en este sector que se sitúen del lado de los explotadores. Basta pensar en Christie Hefner, que dirige Playboy Enterprises, como ejemplo. Incluso las que “trabajan de forma independiente” reciben su dinero a través de la explotación sexual y la mercantilización de las mujeres del Tercer Mundo y de otras mujeres oprimidas y marginadas. También sus clientes ricos (lo suficientemente ricos como para pagar dinero por la pornografía) sólo ganan sus super salarios gracias a esta explotación. Además, a través de los sistemas de seguridad social de los países imperialistas, las ganancias de los sitios web de pornografía benefician indirectamente a los pueblos del Primer Mundo en forma de dinero de los impuestos.

Para empeorar las cosas, la industria del sexo occidental se celebra a menudo como un medio para el “empoderamiento” de las mujeres, otra idea que proviene de una pseudoizquierda degenerada. A través de esta industria, se alega que las mujeres pueden ganar dinero con su cuerpo, “independientemente” de los hombres y completamente “autodeterminadas”. Esto simplemente ignora el hecho de que muchas mujeres se deslizaron hacia este sector por necesidad económica. También ignora el hecho de que perpetúa los estereotipos sexistas de las mujeres, de los que deberíamos esforzarnos por deshacernos; estos estereotipos degradantes están siendo reforzados, comercializados y legitimados bajo el sistema actual. Además, oculta el hecho de que las ganancias de las mujeres occidentales suelen generarse en el Tercer Mundo, donde las mujeres no ven mucho de este nuevo tipo de “empoderamiento”.

El feminismo burgués -para resumir todas esas ideas equivocadas que olvidan el carácter de clase de la explotación femenina- es un callejón sin salida. Las mujeres del Tercer Mundo se ven desautorizadas por él porque las desanima a luchar junto a sus colegas masculinos contra el verdadero problema del capitalismo. Incluso las mujeres del Primer Mundo nunca alcanzarán la verdadera igualdad de género si siguen aferrándose a las narrativas burguesas. Teniendo en cuenta esto, aún debemos reconocer el hecho de que las mujeres del núcleo imperialista tienen un interés material a corto plazo en la continua explotación de las mujeres del Sur Global. Como se ha dicho antes, esta explotación está financiando un modo de vida occidental decadente.

IV. Las mujeres del primer mundo y el socialismo

En el artículo “Derrocar el tercermundismo vulgar: Un enfoque internacionalista práctico de la revolución”, la LLCO ya ha ilustrado que los habitantes del Norte Global tienen dos tipos de intereses. Por un lado, están sus intereses a corto plazo: su deseo de mantener su cómodo modo de vida y su seguridad social, aunque eso signifique que la gente tenga que vivir en la miseria en otros países, o que el sistema capitalista pueda seguir destruyendo nuestro planeta con una velocidad aterradora (la propaganda occidental, por supuesto, también desempeña un papel a la hora de enseñar a la gente a ver el capitalismo como el único camino). Por otro lado, están sus intereses a largo plazo: quieren disfrutar de una verdadera libertad que no pueden tener mientras un sistema capitalista ineficiente les mantenga prisioneros de un trabajo que a menudo no les gusta y que prioriza la maximización de las ganancias sobre el bienestar de las personas. Así, quieren escapar de la carrera de ratas de los problemas siempre nuevos. Tampoco quieren que el planeta sea inhabitable para sus hijos. Son criaturas empáticas por naturaleza y agradecerían que todos los humanos pudieran vivir en esta Tierra con los mismos derechos sin que nadie fuera explotado.

Del mismo modo, las mujeres del Primer Mundo tienen intereses a corto y a largo plazo con respecto a su situación. Sus intereses a corto plazo coinciden con los de sus homólogos masculinos: seguridad social y consumo. Pero en cuanto a los intereses a largo plazo, las mujeres tienen interés en sacudirse el yugo del capitalismo. El peso que tiene, se ilustrará brevemente ahora.

Como ya se ha mencionado, la opresión de las mujeres en el núcleo imperialista adopta dos formas. Hay residuos de la opresión patriarcal que han sido comercializados con éxito. Además, hay nuevas formas de opresión creadas para obtener ganancias. Bajo estas últimas, no sólo sufren las mujeres del primer mundo, sino que adquieren manifestaciones específicas. Además, no siempre podemos distinguir claramente ambas formas entre sí. Primero examinaremos las nuevas formas.

El capitalismo tiene que generar constantemente nuevas ganancias si quiere sobrevivir. No es tan fácil en Occidente porque todo lo que la gente necesita para sobrevivir se puede producir de forma extremadamente eficiente utilizando máquinas modernas. Por lo tanto, el capitalismo está creando necesidades de forma artificial o artificial, respectivamente, para generar más ganancias. En el caso de las mujeres, esto significa que desde la infancia hasta la edad adulta son bombardeadas con ridículos estándares de belleza. Y para alcanzarlos, tienen que gastar enormes cantidades de dinero en, por ejemplo, maquillaje, ropa cara, alimentos deportivos, etc. Las presiones sociales que surgen de esto ya han destruido la vida de muchas personas. Por algo Occidente tiene un enorme problema de depresión, anorexia y otras enfermedades mentales graves. En tales circunstancias, no es de extrañar que, a pesar de todos los “logros de la civilización”, veamos unas expectativas de imagen de la mujer tan poco realistas y superficiales entre los hombres del Primer Mundo.

Ahora entran en juego los residuos de la opresión patriarcal que se han comercializado con éxito. Es la norma, más que la excepción, que las mujeres sean acosadas, insultadas, amenazadas o agredidas físicamente en lugares públicos, incluido Internet. Este tipo de trato puede comercializarse fácilmente porque el estereotipo de hombres fuertes y mujeres obedientes es muy atractivo para los hombres que, de otro modo, apenas pueden ejercer ningún control sobre sus vidas porque son esclavos asalariados alienados de algún capitalista desagradecido. La comercialización tiene lugar en forma de pornografía o de productos de la cultura popular, como los vídeos musicales. Pero también podemos encontrarla de forma más sutil en las obras de pseudointelectuales populares como Jordan Peterson. Por supuesto, sería mucho más inteligente que los hombres culparan a los capitalistas de su alienación en lugar de volverse contra las mujeres. Aquí podemos ver que la perpetuación de la opresión patriarcal también cumple una función política. Hace que los trabajadores masculinos redirijan su justificada frustración contra su propia especie.

Otra nueva forma de opresión es la siguiente: a hombres y mujeres se les dice que pueden encontrar una pareja romántica si presentan al público una determinada identidad mercantilizada. Estas identidades cuidadosamente construidas pueden basarse en ropa de marca, un estilo de vida de fiesta excitante, un coche elegante, un piso grande, y la lista continúa. Algunos de nosotros probablemente ya somos conscientes de la comercialización del “amor” durante el día de San Valentín. La cuestión es que los hombres y las mujeres tienen que gastar dinero para poder imaginarse como seres humanos valiosos. Esta es la base de las redes sociales y los sitios web de citas en línea. Los que quieren llamar la atención en estas plataformas tienen que mostrar lo que tienen. Sin embargo, plataformas como Tinder u OkCupid no tienen ningún interés material en conseguir que sus usuarios tengan una relación; porque si lo hicieran, al final no les quedaría ningún usuario que comprara sus servicios premium o que proporcionara datos valiosos de los usuarios a sus sitios web. En un sistema que define el valor de un ser humano por sus posesiones, no es de extrañar que las mujeres sigan siendo tratadas como objetos, incluso en el “pináculo de la civilización” que Occidente cree ser. Aquí nos encontramos exactamente en la zona gris entre la “vieja opresión comercializada” y la “nueva opresión comercial”.

En resumen, el capitalismo promueve una relación extremadamente insana entre los sexos. Hay muchas razones para que esto sea así, pero en última instancia el objetivo es generar ganancias, desviar la culpa del propio sistema por los problemas de la gente y oscurecer la realidad de las relaciones de clase.

Ningún hombre es libre hasta que todas las mujeres sean libres. Cree en tu potencial y conviértete en tu yo pleno; ¡no te creas las mentiras de los capitalistas!

Fuentes

Deutschlandfunk (2021, April 14). So wenig tut Pornhub gegen Missbrauch und Ausbeutung. Retrieved from: 

https://www.deutschlandfunk.de/transparenzbericht-von-sex-portal-so-wenig-tut-pornhub.2907.de.html?dram:article_id=495687

Engels, Friedrich (October 1884). The Origin of the Family, Private Property and the State. Retrieved from: https://www.marxists.org/archive/marx/works/1884/origin-family/index.htm

LLCO (2018, January 17). Female Chauvinist Pigs: Women and the Rise of Raunch Culture. Retrieved from: https://llco.org/female-chauvinist-pigs-women-and-the-rise-of-raunch-culture/

LLCO (2016, November 18). On Gender. Retrieved from: https://llco.org/on-gender/

Pobedy, Medved (2020, June 23). Vulgären Drittweltismus (Third Worldism) umstürzen: Ein Praktischer Internationalistischer Ansatz zur Revolution. Retrieved from: http://deutsch.llco.org/vulgaren-dritte-weltismus-third-worldism-umsturzen-ein-praktischer-internationalistischer-ansatz-zur-revolution/

Saunders, Frances Stonor (2000). The Cultural Cold War: The CIA and the World of Arts and Letters.

TNW News (2016, March 3). The (almost) invisible men and women behind the world’s largest porn sites. Retrieved from: https://thenextweb.com/news/the-almost-invisible-men-and-women-behind-the-worlds-largest-porn-sites

YUGOPNIK (2020, November 29). Capitalism is ruining your love life: The Commodification of Love, Romance, and the Family (Video). Retrieved from: https://www.youtube.com/watch?v=_iLnZ4HCrfo&list=WL&index=9&ab_channel=YUGOPNIK

Zetkin, Clara (1889, July 19). Für die Befreiung der Frau! Rede auf dem Internationalen Arbeiterkongress zu Paris. Abgehalten vom 14. bis 20. Juli 1889. Retrieved from: https://www.projekt-gutenberg.org/zetkin/essays/chap002.html

Imagen destacada: “Women of the world, unite in the struggle for peace, for life, for happiness!” Soviet poster, 1952.