El Populismo de Derecha y el Fascismo Moderno

Klaus Markstein
1 abril 2022
LLCO.org

En los medios de comunicación, el populismo de derecha suele aparecer como un fenómeno nuevo. Incluso en el mundo académico se le presta mucha atención, [1] ya que en los últimos dos años han entrado en la escena política de todo el mundo nuevos partidos y políticos de derecha. Otras personas temen que esto no sea más que una repetición de la historia. Para ellos, estos nuevos movimientos no son más que fascismo encubierto. Pero el propio fascismo es a menudo malinterpretado. A los historiadores burgueses les gusta llamarlo una singular y desafortunada concatenación de circunstancias. Pero esto es un error. Queremos resolver esta confusión. En primer lugar, explicaremos qué es el fascismo. Después analizaremos si el populismo de derecha se ajusta a esta definición, y cómo se relacionan ambos fenómenos.

¿Qué es el fascismo?

El fascismo es la reacción del capitalismo ante su inminente desaparición. Se supone que debe defender el sistema por todos los medios necesarios. Por lo tanto, el fascismo no es una idea política, sino una función. [2]

El capitalismo tuvo un papel importante en la historia. Aportó a la humanidad riqueza material y progreso tecnológico, pero no los distribuyó equitativamente. Debemos al capitalismo la idea, aunque no la realidad, de que todos los seres humanos son iguales. La democracia capitalista, aunque defectuosa, supuso un gran avance respecto a la sociedad feudal. Cuando terminó su tarea, el propio capitalismo se convirtió en un obstáculo para seguir avanzando. Ahora está creando contradicciones cada vez mayores. Por ejemplo, los países imperialistas desperdician tanta comida que bastaría para llenar estadios de fútbol. Al mismo tiempo, se estimó en 2017 que 9 millones de personas mueren de hambre cada año. [3] Los dispositivos tecnológicos son cada vez más eficientes y, sin embargo, se construyen para que se rompan al poco tiempo o se vuelvan rápidamente obsoletos e inútiles por medios como las constantes actualizaciones de software. [4] Los grupos de presión económicos trabajan en contra de la protección efectiva del medio ambiente [5], aunque en este punto, nuestra supervivencia está literalmente en juego. La solución a estas contradicciones es, por supuesto, el socialismo. El socialismo no es una cuestión de opinión a la que se pueda responder simplemente con un “sí” o un “no”. No es una “alternativa” al capitalismo, sino su consecuencia lógica.

Sin embargo, los capitalistas tienen miedo del socialismo porque les privará de sus privilegios y les hará responsables del papel que han desempeñado en la vieja sociedad. No pueden detener la decadencia del capitalismo porque sus problemas son inherentes. Sólo pueden intentar apaciguar sus contradicciones por la fuerza. Eso es lo que hicieron los nazis: simplemente afirmaron que no había distinciones de clase y encubrieron la relación antagónica entre explotadores y explotados con frases huecas como Volksgemeinschaft (una comunidad de personas étnicamente homogéneas). [6] Pero tales medidas sólo pueden retrasar la caída del capitalismo. Si se quiere salvar el capitalismo a largo plazo, hay que retrotraer la sociedad a una época en la que todavía funcionaba. El ejemplo más cruel de estas medidas hasta ahora es la política de Lebensraum de los nazis. Con esta política, la clase dominante trató de resolver los problemas del capitalismo simplemente asentando a parte de la población alemana en Europa del Este, donde se suponía que debían vivir como si fueran agricultores de la época preindustrial. Incluso el Holocausto fue una consecuencia de esta política. El asesinato masivo e industrializado de los judíos europeos fue una medida para hacer espacio a los colonos alemanes en los territorios ocupados. [7]

Lo que vemos aquí es que cuando una crisis golpea y despierta la conciencia política del pueblo, con la acumulación de riqueza llegando a su límite, la clase capitalista tiene que usar medidas cada vez más atroces para defender su sistema. Cuanto más cerca está el capitalismo de su fin, más duro se defiende.

Podemos ilustrar este proceso con un ejemplo histórico.

Después de la Primera Guerra Mundial, Alemania estuvo a punto de hacer una revolución socialista, pero los socialdemócratas consiguieron frenarla. En aquella época, la socialdemocracia era la principal herramienta de los capitalistas para defenderse de una revolución socialista. Cuando los trabajadores planeaban disturbios, los socialdemócratas les decían: “¡Si hacéis una revolución, compartiremos el mismo destino que los rusos! Tenemos que reformar el sistema en lugar de destruirlo todo”. Esto funcionó durante un tiempo. Pero el capitalismo no se puede reformar, y gracias a la crisis económica mundial, los socialdemócratas perdieron su credibilidad. El pueblo presionaba cada vez más por la revolución. Por lo tanto, se necesitaba una nueva herramienta: el fascismo. En lugar de predicar la reconciliación de clases como los socialdemócratas, los fascistas simplemente declararon que las clases no existían. Construyeron un sentimiento de “nosotros contra ellos”, para que la ira de la población no se dirigiera hacia los capitalistas, sino contra las minorías, especialmente hacia los judíos y los disidentes políticos que “iban en contra del bienestar de la volksgemeinschaft”.

Las medidas del fascismo son esencialmente las mismas que el capitalismo toma cada día para sobrevivir. Pero en el fascismo, estas medidas alcanzan su forma más extrema. Por lo tanto, no es una ideología; es una herramienta. Para conseguir su apoyo, los fascistas untaron de mantequilla al pueblo y le dijeron exactamente lo que quería oír: El propio Mussolini admitió que, en los primeros cuatro años tras la fundación del movimiento fascista, no tenía una ideología determinada en mente. Poco después de la Primera Guerra Mundial, su partido carecía de apoyo popular. Tuvo que seguir el sentimiento revolucionario de la época y poner en su programa muchas reivindicaciones que parecían de izquierda. Era una mezcla confusa de frases chovinistas y aparentemente revolucionarias. Los nazis siguieron la misma estrategia. El nombre “Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei” (Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores) carece por completo de sentido y sólo sirve para dirigirse al mayor número de personas posible. Además, los fascistas históricos nunca consiguieron dar una definición coherente de fascismo. Sólo cuando el fascismo ha subido al poder, la fachada comienza a desmoronarse y a revelar toda la dimensión de la represión capitalista que lo define. [8]

Esa es la respuesta a por qué los académicos burgueses son incapaces de comprender el fascismo. No se dan cuenta (o no quieren darse cuenta) de que el fascismo es un mecanismo de defensa natural del capitalismo cuando se ve acorralado por sus propias contradicciones.

¿Qué es el populismo de derecha?

La naturaleza del populismo de derecha

Hay que reconocer que los populistas de derecha modernos se parecen a los fascistas históricos en muchos aspectos. Ambos no tienen una ideología, sino que simplemente prometen soluciones rápidas a problemas complejos. Se aprovechan de la pérdida de confianza en los partidos establecidos, incapaces de suavizar las crecientes contradicciones del capitalismo. Y se inventan fantasmas para ocultar el carácter de clase de la sociedad.

Los populistas de derecha típicos son así: son nacionalistas y critican las instituciones supranacionales como la UE y los acuerdos internacionales vinculantes. Se buscan chivos expiatorios, como los musulmanes o los mexicanos, a los que utilizan como muñecos para culpar de todo tipo de problemas. Si eso no funciona, simplemente niegan que haya problemas, como los negacionistas del cambio climático. Y de hecho, sus posiciones a menudo reflejan los intereses de los capitalistas. Trump introdujo reducciones de impuestos para los súper ricos. [9] Negar el cambio climático hace el juego al sector energético, especialmente a la industria del carbón. Las demandas de autosuficiencia nacional defienden a los pequeños capitalistas de ser expulsados del mercado por las corporaciones internacionales. Y con su retórica racista, generalmente barren los crímenes del sistema bajo la alfombra, porque es muy diferente si uno percibe a los refugiados como “gorrones del bienestar” o como víctimas del imperialismo.

Amnesia histórica

Las personas influenciadas por la demagogia populista de derecha a menudo sufren de “amnesia histórica”, como el autor Francesco Filipi llama elegantemente a este fenómeno. [10] Como método adicional para distraer de los defectos del capitalismo, los populistas de derecha inventan un pasado imaginario y romántico. En Italia se puede escuchar a la gente decir: “¡Mussolini nos dio pensiones!” “¡Todos éramos más ricos con Mussolini!” “¡Mussolini hizo que Italia fuera grande y respetada por todos!”. Estos mitos parecen atraer especialmente a la gente descontenta. A diferencia de los políticos corruptos de la Italia actual, Mussolini fue supuestamente un dictador benévolo y de principios. En lugar de ser detenido por largos procesos políticos, su gobierno simplemente hacía el trabajo. Mientras que hoy el crimen y el caos forman parte de la vida cotidiana, bajo Mussolini había habido orden. A día de hoy, Italia sigue eludiendo rendir cuentas de su pasado fascista. Culpa de sus crímenes sólo a los nazis para eludir su responsabilidad. Incluso después de la guerra, se permitió a los fascistas mantener sus puestos en la administración. Se creía que rendir cuentas del fascismo dividiría demasiado al pueblo italiano. [11]

Del mismo modo, en Alemania, entre los alemanes también hay mitos sobre la época nazi. Una famosa mentira que se considera un cliché de bar allí dice así: “¡Hitler inventó la autopista!” [12] Los aliados occidentales permitieron a los alemanes, al igual que a los italianos, inventar una excusa para su apoyo masivo al régimen nazi: Sólo habían sido víctimas de un demagogo carismático como Hitler. Pero la máscara se cayó a más tardar cuando aparecieron AfD (Alternativa para Alemania, un partido populista de derecha) y Pegida (Europeos Patrióticos contra la Islamización de Occidente, un movimiento político de extrema derecha). Hoy en día, los principales políticos endulzan la época nazi, como Alexander Gauland, que dice: “Tenemos derecho a estar orgullosos de los logros de los soldados alemanes en dos guerras mundiales” [13].

Este fenómeno también existe en Europa del Este. En Polonia y Ucrania, por ejemplo, se oye a la gente glorificar la era pre-soviética y al mismo tiempo celebrar a los colaboradores nazis y fascistas como Stepan Bandera y Józef Piłsudski. [14][15]

La relación entre el populismo de derecha y el fascismo

Aunque los populistas de derecha suelen ser la vanguardia del fascismo, no son necesariamente fascistas. ¿Por qué?

1.    Sólo representan los intereses de un determinado grupo de capitalistas. Bill Gates, Mark Zuckerberg y otros gigantes de la tecnología no tienen en general ningún interés en negar el cambio climático. [16][17] Ellos mismos no se benefician del negocio del carbón, y saben muy bien que el cambio climático también amenaza su existencia. Partes de la industria de la luz y los servicios se benefician de todo el libre comercio posible a través de las fronteras para, por ejemplo, abrir nuevos mercados o contratar mano de obra barata del extranjero. Además, los extremistas violentos que se esconden a la sombra del populismo de derecha son una amenaza potencial para la democracia liberal. [18] Sin embargo, la democracia liberal ofrece actualmente las mejores condiciones para la circulación sin trabas de los bienes para obtener beneficios. Los populistas de derecha representan especialmente los intereses de la burguesía nacional. Pero en nuestro mundo globalmente interconectado, no es posible ignorar a los grandes actores internacionales porque el fascismo representa los intereses de las partes más importantes de la clase capitalista.

2.    El fascismo es un mecanismo de defensa que reacciona ante una revolución que se aproxima. Tal revolución no existe en el Primer Mundo, donde muchos de estos partidos y políticos celebran sus éxitos. Casi parece que algunos primermundistas se convencen a sí mismos de que el fascismo se acerca para demostrar que había un potencial revolucionario relevante en el Primer Mundo.

Pero no todos los partidos populistas son iguales. En algunos países, como Alemania o Francia, es evidente que los populistas no sirven al propósito del fascismo porque allí una revolución socialista es una utopía. Pero en países donde el capitalismo ha tenido menos éxito recientemente, como en Polonia con su devastadora inflación, [19] los populistas de derecha tienen mucho más éxito. En este caso, se están acercando al fascismo (aunque todavía están muy lejos de él).

Y sólo porque el fascismo y el populismo de derecha utilicen el racismo, eso no significa que tengan un programa político coherente. Más bien, el racismo ha resultado históricamente útil para dividir al proletariado y distraerlo de los problemas del capitalismo.

Por lo tanto, la represión en un Estado capitalista es un continuo. En un lado de este continuo están las democracias liberales que prosperan económicamente (a menudo gracias al imperialismo). En el escenario ideal, casi no hay represión: Los capitalistas pueden hacer valer sus intereses a través de medios oficiales como los grupos de presión.

Cuando el capitalismo deja de generar riqueza para todos, paso a paso se despierta la conciencia política del pueblo. Se necesitan nuevas medidas. A ambos lados del espectro político, surgen partidos que abordan estos problemas. En el campo político de la derecha, intentan redirigir la frustración de la gente desde el capitalismo hacia un coco artificial. Esa es la fase de la mayoría de los países que han experimentado el giro a la derecha.

Si los problemas económicos aumentan, pero la izquierda política es débil, estos partidos políticos de derecha pueden llegar al gobierno, como en Polonia, por ejemplo. Ahora comenzarán a promulgar leyes autoritarias para asegurar su poder. [20] Sin embargo, en realidad no se necesitan nuevos partidos para hacer el cambio a medidas autoritarias. Los partidos burgueses establecidos pueden perfectamente volverse ellos mismos cada vez más autoritarios y populistas.

Cuando las crisis se intensifican, el pueblo se vuelve cada vez más hacia la idea socialista, y la clase capitalista ya no puede resolver la situación por los medios habituales, entonces entramos en el terreno del fascismo. Los capitalistas apoyan ahora a las fuerzas más reaccionarias de la sociedad. Estas fuerzas quieren invertir la historia y volver a una época en la que el capitalismo no perecía por sus propias contradicciones. En esta fase, se prohibirán los sindicatos, se abolirán los procedimientos democráticos y se perseguirá sin piedad a los enemigos políticos. El desarrollo tecnológico y la ciencia serán suprimidos. La destrucción de la sociedad acabará en guerras.

Tanto el populismo de derecha como el fascismo surgen como reacción a ciertos problemas. La diferencia es que el populismo de derecha aborda algunos efectos secundarios de un capitalismo que por lo demás funciona. El fascismo entra en escena cuando la existencia del capitalismo está en peligro. Pero como nos movemos a lo largo de un continuo, los populistas de derecha pueden muy bien convertirse en fascistas. Sin embargo, los partidos establecidos podrían hacer lo mismo.

El fascismo en la actualidad

El fascismo como herramienta del imperialismo

El imperialismo interfiere en los procesos políticos de otros países. Tiene fama de derrocar a los gobiernos que se resisten a su hegemonía. [21] Si tiene éxito y esos países no se hunden en el caos, como Libia,[22] entonces instalará regímenes títeres. Esta es la función que cumplió la ex presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, una fundamentalista cristiana que considera a los indígenas como “satanistas”[23]. Después de que ella asumiera el cargo de Evo Morales, hubo violencia contra los indígenas y los partidarios de la izquierda golpista del MAS. [24] [25] También se la acusa de violar la Constitución democrática del país. [26] Este patrón no es nuevo. Los muyahidines desempeñaron el mismo papel en Afganistán. [27] Estas fuerzas ultrarreaccionarias son utilizadas como herramienta por la clase capitalista para eliminar los peligros para su hegemonía. Por lo tanto, algunos de los gobiernos títeres del imperialismo merecen el título de fascistas.

El fascismo y el primer mundo

El Primer Mundo desempeña un papel especial en este tema debido a su posición en el sistema imperialista y a décadas de adoctrinamiento anticomunista, y por ello es mucho más vulnerable al fascismo. El núcleo imperialista se beneficia directamente de la explotación del Tercer Mundo y de su fuerza de trabajo y recursos. Esta explotación es la base de la riqueza de estos países “avanzados”. El Primer Mundo no sólo tiene un nivel de vida mucho más alto que el Tercer Mundo; [29] hablando en términos absolutos, también consume recursos mucho más rápido de lo que el planeta puede reproducirlos. [30] Cuando el Tercer Mundo acabe liberándose del yugo del imperialismo y empiece a marchar hacia el socialismo, el nivel de vida del Primer Mundo disminuirá inevitablemente. Además, un mundo socialista ya no permitirá un despilfarro decadente de los recursos al nivel que tiene lugar actualmente en el Primer Mundo, porque es una manifestación del afán de lucro capitalista. El socialismo, tanto en el interior como en el exterior, va en contra de los intereses materiales a corto plazo de la población del Primer Mundo. Cuanto más se intensifique la crisis internacional del capitalismo, más fuertes serán allí las fuerzas autoritarias de derecha.

El nuevo fascismo

Finalmente, sabremos si el futuro fascismo será inevitablemente una reedición de la Alemania nazi o de la Italia fascista. Pero hay que tener en cuenta que el fascismo es una herramienta, no una ideología. Todo lo que sirva para hacer el trabajo está bien para los capitalistas. Es muy posible que en un futuro fascismo no nos controle el miedo de una gestapo, sino la información dirigida y la propaganda de las empresas de software. Los medios tecnológicos de los que ya dispone la clase capitalista deberían hacernos ser precavidos. En el socialismo, las nuevas tecnologías sirven para facilitar la vida del pueblo y beneficiar a la sociedad en su conjunto. Pero en manos de la clase capitalista, la tecnología es una maldición para el pueblo. Nos deja sin trabajo, nos aleja de nuestros semejantes y abre vías de represión totalmente nuevas. Esta represión la sentiremos cada vez más en el futuro y, en un fascismo moderno, podría adquirir proporciones distópicas.

La digitalización de todos los aspectos de la vida nos hace cada vez más vulnerables. Algunos estados europeos y China ya carecen casi por completo de efectivo. [31][32] Muchas personas guardan documentos importantes exclusivamente en las nubes. Una gran parte de nuestra vida social tiene lugar hoy en día en Internet. Y siempre llevamos con nosotros tecnología que podría transformarse en dispositivos de escucha. ¿Cómo podría un estado tan malvado como la Alemania nazi utilizar esta situación a su favor?

Monitorizaría toda nuestra comunicación, para identificar a los enemigos políticos. Recogería nuestros datos y crearía perfiles de personalidad para proporcionarnos propaganda personalizada. Congelaría nuestras cuentas bancarias y nos dejaría sin recursos si nos oponemos al sistema. La imaginación humana es el único límite al que podrían llegar las medidas. Este escenario no es irreal. La digitalización es ante todo un medio para aumentar los beneficios de los capitalistas. Racionalizan los procesos de producción y ofrecen nuevos servicios y productos. Los costes de producción del software son casi nulos y, por tanto, los pocos monopolistas pueden obtener enormes beneficios. Pero ya hoy, la clase capitalista utiliza la tecnología en su beneficio, además de las ganancias económicas. Las personas con mentalidad revolucionaria y las que se oponen al imperialismo estadounidense sufren la censura o la cuasi-censura en las plataformas de medios sociales. A menudo, sus páginas de Facebook, canales de YouTube o cuentas de Twitter se cierran por razones hipócritas. Cuando esto no sucede, al menos se ven perjudicados en los resultados de búsqueda o se retiran partes de sus contenidos. Además, todas las grandes empresas de software colaboran con las agencias de inteligencia occidentales para ayudarles a recopilar nuestros datos. [33] Además, la NSA, la CIA y otros perpetran ciberataques a gran escala utilizando hardware o software alterado. [34] No es improbable que cuenten con la ayuda de los propios productores.

Conclusión

El fascismo y el populismo de derecha tienen una naturaleza muy similar. Ambos son una reacción natural del capitalismo ante los problemas. La diferencia es la gravedad de estos problemas. El populismo de derecha aborda algunas penas de la pequeña burguesía oportunista y de la burguesía nacional que teme la superioridad del capital monopolista internacional. También redirige la frustración de los alienados hacia chivos expiatorios inocentes en lugar de la verdadera causa que es el capitalismo. El fascismo, en cambio, es el último recurso del sistema capitalista en su conjunto cuando se enfrenta a su desaparición.

No queremos restar importancia al verdadero peligro que para los izquierdistas radicales suponen los nuevos grupos de derecha y el Estado capitalista en general. Pero el error contrario de llamar “fascistas” a las víctimas de su demagogia no nos lleva a ninguna parte. Ni elimina un peligro potencial, ni los gana para nuestro lado. Porque la realidad es que cada vez que una persona sufre bajo el capitalismo y, en consecuencia, se une a un movimiento de derecha, los izquierdistas hemos fracasado. Y sólo porque algunos de nosotros nos digamos que el fascismo estaba a la vuelta de la esquina, eso no cambia el hecho de que el potencial revolucionario en el Primer Mundo es efectivamente nulo.

Tampoco estamos abogando por aceptar la transición al fascismo como un hecho dado. El único medio contra el fascismo es un fuerte movimiento marxista. Construir y difundir esta conciencia es una de las tareas básicas de todos los izquierdistas radicales.

Fuentes

1. For example: Khakhalkina E. V. (2020). Новое лицо Евросоюза: феномен правого популизма на примере отдельных стран ЕС. Retrieved from: https://www.researchgate.net/publication/348934911_New_Face_of_European_Union_Right-Wing_Populism_in_the_EU-Countries

2. Dutt, Rajani P. (1978) [1934]. Fascism and Social Revolution: A Study of the economics and Politics of the Extreme Stages of Capitalism in Decay. Chicago: Proletarian Publishers.

3. Mercy Corps (2020, May 8) [2015, March 18]. The facts: What you need to know about global hunger. Retrieved from: https://www.mercycorps.org/blog/quick-facts-global-hunger

4. Soke, Andrea (2021, January 14). Built To Fail: 7 Examples Of Planned Obsolescence. Retrieved from: https://durabilitymatters.com/planned-obsolescence/

5. Nature Climate Change (2019, May 28). Lobbying for and against climate solutions. Retrieved from: https://doi.org/10.1038/s41558-019-0499-4

6, Kleinhans, Bernd (2004, October 5). Volksgemeinschaft. Retrieved from: https://www.zukunft-braucht-erinnerung.de/volksgemeinschaft/

7. Jureit, Ulrike (2016). Lebensraum. In: Online-Lexikon zur Kultur und Geschichte der Deutschen im östlichen Europa. Retrieved from: https://ome-lexikon.uni-oldenburg.de/begriffe/lebensraum#c201747

8. Dutt, Rajani P. (1978) [1934]. Fascism and Social Revolution: A Study of the economics and Politics of the Extreme Stages of Capitalism in Decay. Chicago: Proletarian Publishers.

9. Clemente, Frank (2020, January 3). Eight Ways the Trump-GOP Tax Cuts Have Made the Rich Richer While Failing Working Families. Retrieved from: https://inequality.org/research/trump-tax-cuts-inequality/

10. Filipi, Francesco (2019). Mussolini also did a lot of good. The spread of historical amnesia. Montréal: Baraka Books.

11. Malone, Hannah (2017, September 18). Legacies of Fascism: architecture, heritage and memory in contemporary Italy. Cambridge University Press. Retrieved from: https://doi.org/10.1017/mit.2017.51

12. Deutsche Welle (2012). Deutscher Mythos: Adolf Hitler und die Autobahn. Retrieved from: https://www.dw.com/de/deutscher-mythos-adolf-hitler-und-die-autobahn/a-16148019

13. Der Volksverpetzer (2018, October 7). So rechtsradikal ist die AfD wirklich: 21 Aussagen, die zeigen, wie rechtsradikal die AfD wirklich ist. Retrieved from: https://www.volksverpetzer.de/analyse/nazis-in-afd/

14. BBC News (2019, April 18). Зеленский о Бандере: для части украинцев он герой – и это классно. Retrieved from: https://www.bbc.com/ukrainian/features-russian-47974206

15. Doering, Detmar (2018, August 1) Nationalismus und Opfer-Mythos: Ein verzerrtes Geschichtsbild dominiert Polens Politik. Retrieved from: https://www.focus.de/politik/experten/politik-katholizismus-nationalismus-und-opfer-mythos-wie-polen-immer-mehr-abdriftet_id_9322367.html

16. Srivastava, Deepali (2021, March 4). Bill Gates tackles climate change. Retrieved from: https://www.strategy-business.com/article/Bill-Gates-tackles-climate-change

17. Calma, Justine (2022, February 10). Chan Zuckerberg Initiative announces tens of millions in funding for climate tech. Retrieved from: https://www.theverge.com/2022/2/10/22927245/chan-zuckerberg-initiative-millions-funding-climate-tech-carbon-removal

18. Fromm, Rainer (2021, June 9). Antisemitismus, Rassismus, Hass: Geheime AfD-Chats legen Extremismus offen. Retrieved from: https://www.zdf.de/nachrichten/politik/afd-chatgruppen-extremismus-100.html

19. Sieradzka, Monika (2022, January 23). Retrieved from: https://www.dw.com/de/polen-kampf-gegen-inflation-f%C3%BChrt-zu-chaos/a-60466955

20. Lendvai-Bainton, Noemi (2020, August 2). Governing new authoritarianism: Populism, nationalism and radical welfare reforms in Hungary and Poland. Retrieved from: https://doi.org/10.1111/spol.12642

21. Casiano, Louis (2020, May 5). America’s involvement in regime changes over the years. Retrieved from: https://www.foxnews.com/politics/america-regime-change-involvement

22. Cafiero, Giorgio; Wagner, Daniel (2015, April 6). Four Years After Gaddafi, Libya Is a Failed State. Retrieved from: https://fpif.org/four-years-after-gaddafi-libya-is-a-failed-state/

23. openDemocracy (2019, November 20). The bible makes a comeback in Bolivia with Jeanine Añez. Retrieved from: https://www.opendemocracy.net/en/democraciaabierta/qui%C3%A9n-es-jeanine-a%C3%B1ez-y-por-qu%C3%A9-desprecia-los-pueblos-ind%C3%ADgenas-de-bolivia-en/

24. International Human Rights Clinic (2020, July 27). Summary executions and widespread repression under Bolivia’s interim government reports rights advocates from Harvard and University Network for Human Rights. Retrieved from: https://hrp.law.harvard.edu/press-releases/black-november-report/

25. Weisbrot, Mark (2020, September 18). Silence reigns on the US-backed coup against Evo Morales in Bolivia. Retrieved from: https://amp.theguardian.com/commentisfree/2020/sep/18/silence-us-backed-coup-evo-morales-bolivia-american-states

26. Peoples Dispatch (2022, January 14). Trial against Jeanine Áñez to begin soon in Bolivia. Retrieved from: https://peoplesdispatch.org/2022/01/14/trial-against-jeanine-anez-to-begin-soon-in-bolivia/

27. Velina, Janelle (2019, March 30). Afghanistan, the Forgotten Proxy War. Retrieved from: https://llco.org/afghanistan-the-forgotten-proxy-war/

28. Arghiri, Emmanuel (1986). Unequal exchange and the prospects of socialism. Retrieved from: https://anti-imperialist.net/wp-content/uploads/2019/11/unequal.pdf

29. World Population Review (2022). Standard of Living by Country | Quality of Life by Country 2022. Retrieved from: https://worldpopulationreview.com/country-rankings/standard-of-living-by-country

30. World Population Review (2022). Ecological Footprint by Country 2022. Retrieved from: https://worldpopulationreview.com/country-rankings/ecological-footprint-by-country

31. Comiteau, Lauren (2016, September 29). The countries where cash is on the verge of extinction. Retrieved from: https://www.bbc.com/worklife/article/20160922-the-countries-where-cash-is-on-the-verge-of-extinction

32. McGregor, Grady (2021, January 26). China’s society is going cashless. Now its central bank is pushing back. Retrieved from: https://fortune.com/2021/01/26/china-going-cashless-central-bank/

33. Jim Edwards (2011, July 11). Social Media Is a Tool of the CIA. Seriously. CBS News. Retrieved from: https://www.cbsnews.com/news/social-media-is-a-tool-of-the-cia-seriously/

34. Hannoversche Allgemeine (2013, August 31). US-Geheimdiensthacker infizierten Zehntausende Computer. Retrieved from: https://www.haz.de/Nachrichten/Medien-TV/Uebersicht/US-Geheimdiensthacker-infizierten-Zehntausende-Computer